Connect
To Top

El Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó a la automotriz Toyota, quien pretende construir una planta en Baja California.
“Toyota Motors dice que construirá una planta en Baja California, México, para producir los autos Corolla para Estados Unidos. ¡De ninguna manera! Construyen planta en Estados Unidos o pagarán un gran impuesto fronterizo”, advirtió el magnate en su cuenta de Twitter.
Sin embargo la planta que de Baja California, en Apaseo el Alto, ya está funcionando, la que se planea construir es en el Corolla, Guanajuato.
Toyota afirmó que la construcción de una nueva planta de montaje de vehículos en México no impactará la producción o empleo de sus instalaciones en Estados Unidos.
La empresa afirmó en un comunicado que “los volúmenes de producción o el empleo en Estados Unidos no se reducirán” debido al establecimiento de su nueva planta “de Guanajuato, México, anunciada en abril de 2015”.
“Con más de 21 mil 900 millones de dólares en inversiones directas en EU, 10 instalación de producción, mil 500 concesionarios y 136 mil empleados, Toyota espera colaborar con la Administración Trump para servir los mejores intereses de los consumidores y el sector del automóvil”, añadió el fabricante.
Toyota también señaló que en 2015 exportó a 40 países de todo el mundo más de 160 mil vehículos producidos en Estados Unidos.
La relación de la industria automovilística con el Presidente electo Donald Trump dio el martes un giro dramático después de que Ford Motor Co. decidió cambiar hacia Estados Unidos el destino de una inversión dirigida inicialmente a México, y de que el magnate amenazó a General Motors con imponer aranceles sobre algunos modelos importados.
El martes, Trump amenazó a la compañía General Motors con aplicarle mayores aranceles si trasladaba la producción a México de su modelo Chevy Cruze.
GM clarificó posteriormente que la mayoría de la producción del Cruze se realiza en Estados Unidos y que sólo una pequeña fracción de los vehículos de ese modelo vendidos en el país son importados de México.
Académicos dijeron a SinEmbargo que que el problema de México es que apostó su estrategia económica a la inversión extranjera, mientras se desmanteló la industria nacional.
Además, dijeron, en esta apuesta única, el país participó sólo con mano de obra barata, de ahí que su papel en la cadena de manufactura es cada vez menos relevante. Desde 2003, un análisis del Gobierno de Estados Unidos alertó sobre la contracción de casi un 30 por ciento en la producción de esta industria en México y de las afectaciones a las comunidades fronterizas y al comercio que este declive generaba, como la pérdida de empleos.
Tan sólo en 2008, año de la quiebra de la compañía Lehman Brothers y de la crisis financiera en Estados Unidos, Juárez, el municipio mexicano donde vive la mayor cantidad de población ocupada en este tipo de industria, perdió 20 mil empleos.
La intervención del Banco de México (Banxico) con la venta de dólares en el mercado le dio un ligero respiro al peso las primeras horas de este jueves, sin embargo, volvió a sufrir presiones tras la amenaza que el Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, lanzó a Toyota de imponerle aranceles si construye una nueva planta de vehículos en México.
El dólar finalizó hoy en un nuevo máximo histórico: se vendió hasta en 21.82 pesos en bancos, cuatro centavos más que al cierre de ayer, mientras que en su cotización interbancaria se ofertó en 21.38 por uno.

Comentar esta publicación:

You must be logged in to post a comment Login

More in Nacional