Connect
To Top

En casi cinco años de operación del mecanismo de protección para periodistas y defensores de derechos humanos, la agresión que más aqueja a estos grupos es la amenaza, seguida de la agresión física y el secuestro, de acuerdo con datos interpretados por La Jornada con base en la información acumulada por el mecanismo de protección.

Este mecanismo tiene distintos niveles de apoyo: escolta, seguridad a inmuebles y bienes físicos; dotación de aparatos de telecomunicación; botón de pánico (un artefacto parecido a un llavero para comunicarse directamente con instancias de seguridad); patrullajes, gestiones, reparto de manuales de autoprotección y apoyo para presentación de denuncias.

No obstante, la agresión contra periodistas ha repuntado durante la primera mitad de este año, pues hasta la fecha suman 7 comunicadores muertos durante 2017, siendo más reciente el caso de Javier Valdez, quien murió tras ser baleado frente a las instalaciones de Ríodoce, medio del cual fue cofundador.

Aunque en su nota, La Jornada no especifica la forma en que cuantifica las amenazas contra periodistas, deja en evidencia que las amenazas son el mal que peor aqueja a los periodistas, y en su mayoría, éstas provienen de organismos gubernamentales o personajes de la política.

Apenas el día de ayer se informó sobre el caso en el que el principal asesor del gobernador de Morelos, Graco Ramírez, intimidó a periodistas a través de redes sociales y luego eliminó su cuenta para evitar represalias de otra índole.

Cabe señalar que las entidades con mayor incidencia de este problema son Ciudad de México, seguida de Veracruz, Guerrero y el Estado de México.

Comentar esta publicación:

You must be logged in to post a comment Login

More in En Tiempo Real