Connect
To Top

Este domingo 13 de agosto, en la asamblea para la renovación del Comisariado, la gente le dará la espalda a quien ha lucrado con los apoyos para la gente del campo.

La intolerancia, presuntos actos de corrupción y la obtención de beneficios por parte de Jesús Antonio García Jiménez, presidente del Comisariado Ejidal de Cacalomacán (en el municipio de Toluca) y sus incondicionales, ya no será permitida por los ejidatarios, quienes advirtieron que no permitirán que esta persona intente manipular la asamblea para el cambio de autoridades, la cual se realizará este domingo 13 de agosto.
En las oficinas del Comisariado Ejidal, al grito de “¡fuera ratas!”, aseguraron que están en contra de las acciones que realiza García Jiménez en contubernio con Rosalio Pérez Valenzuela, quien funge como secretario del Comisariado y quienes, con tácticas intimidatorias se han enriquecido a costa de las necesidades de los dueños de las tierras.
Con documentos, mostraron que García Jiménez ha realizado una serie de gestiones ante diversas instancias, como la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) que ha derivado en importantes apoyos económicos dentro del Programa Cuencas Hidrográficas, los cuales nunca llegaron a los ejidatarios, ni se vio la aplicación de los mismos, además de que jamás informó a dónde los canalizó.
Indicaron que esta persona, contraviniendo todas las disposiciones legales, se ha adueñado no solamente de recursos que se envían vía apoyos, sino que mediante amenazas e intimidaciones ha cometido varios despojos.
Indicaron que su secretario, Rosalio Pérez Valenzuela, es el encargado de amedrentar a los ejidatarios para que les vendan sus terrenos a precios de regalo, para que después de las amenazas y engaños, los vendan para que se edifiquen fraccionamientos para millonarios.
Mencionaron estar cansado de estos sujetos y anunciaron que, tras la asamblea en la que se elegirán nuevos representantes, exigirán a las autoridades competentes una auditoría interna al organismo, para saber qué pasó con el dinero que se entregó durante varios años y que, de encontrarse que incurrió en irregularidades e ilícitos, se proceda penalmente.
Indicaron que tienen conocimiento de que existen varias averiguaciones previas en contra de García Jiménez y Pérez Valenzuela. De hecho, con documentación, exhibieron una serie de actos irregulares, como actas de Cesión de Derechos con firmas apócrifas y/o con cedentes que no son dueños de los terrenos y otras más donde los folios están alterados.
Reiteraron que  no permitirán imposiciones y que, independientemente de que se realice la renovación de las autoridades ejidales, las autoridades competentes deben tomar cartas en el asunto.
Advirtieron que no permitirán que este domingo se realice una “asamblea falsa”, al tiempo de responsabilizar a Jesús Antonio García Jiménez de cualquier acto de intimidación o violencia que se pudiera registrar contra ellos o sus familiares.
También se les preguntó sobre el Parque Ecológico Ejidal de Cacalomacán, a donde supuestamente se destinaron importantes recursos, a lo que señalaron que ello es mentira, que las cabañas de este lugar se encuentran en pésimas condiciones, lo mismo que el camino de acceso.
En este sentido, uno de los presentes aseguró que Jesús Antonio García Jiménez, obtuvo una importante cantidad de abono para repartir entre los ejidatarios, pero que esta persona las acopió en su rancho para venderlo, cuando había sido un apoyo de las autoridades.

Comentar esta publicación:

You must be logged in to post a comment Login

More in De Portada