Connect
To Top

El presidente estadounidense, Donald Trump, viajó al sur de Texas para evaluar los destrozos.

Autoridades estadounidenses subieron hoy a 16 el número de muertes en el sur de Texas por las inundaciones y lluvias tras el paso del huracán “Harvey” y reconocieron que probablemente la cifra seguirá aumentado.
Según los datos recopilados por el diario Houston Chronicle, ocho personas fallecieron en el condado de Harris, que engloba a la ciudad de Houston, la más afectada por las lluvias y las inundaciones.
Entre ellas están seis miembros de una familia hispana, cuyo auto fue arrastrado por las fuertes aguas cuando trataban de salir de la ciudad, y un agente de policía local, identificado como Steve Pérez, quien falleció en la madrugada del domingo ahogado en su vehículo cuando trataba de llegar al trabajo.
Las autoridades del condado de Galveston, en la costa del Golfo de México, han confirmado seis muertes relacionadas con el paso del huracán “Harvey”, que tocó tierra el pasado viernes.
Finalmente, en el condado de Montgomery, al norte de Houston, se han contabilizado hasta el momento dos muertes vinculadas a las “catastróficas” lluvias e inundaciones.
Houston, que entre la ciudad y el área metropolitana suma 6.5 millones de personas, sigue sufriendo hoy las constantes lluvias y las autoridades han informado de miles de desplazados.
El agua cae con tal fuerza que los embalses de Barker y Addicks, cercanos a la ciudad, se han desbordado y forzado más evacuaciones.
El presidente estadounidense, Donald Trump, viajó al sur de Texas para evaluar los destrozos causados por el ciclón “Harvey”, del que dijo que ha alcanzado “proporciones épicas”.
“Es histórico, pero les digo que esto ha pasado en Texas y Texas puede superar cualquier cosa”, sostuvo.
Sin embargo tardó poco para que este viaje resultara en controversia, y no por la demora en las evacuaciones en la zona ni por los programas de rescate.  Fue el atuendo que escogió la primera dama para tan importante visita.
Sin importar lo difícil del terreno ni las fuertes lluvias, Melania vistió un atuendo propio de una “Chica Bond” con un par de lentes aviadores y una cazadora de color verde y unos monumentales estilletos Louboutin que hicieron pensar a muchos periodistas que nadie le había avisado a la primera dama al lugar que se dirigía el día de hoy.
Fue así como a los pocos minutos de que se conocieran las imágenes las redes salieron lanza en ristre contra la primera dama, diciendo que parecía más bien que la ex-modelo, hoy primera dama de los Estados Unidos, se dirigía a una alfombra roja en vez a una zona devastada por un desastre natural.

Comentar esta publicación:

You must be logged in to post a comment Login

More in Internacional