Connect
To Top

Por Víctor Corcoba Herrero.

Es una lástima que el ser humano aún no haya aprendido de los errores del pasado y continúe empeñado en sembrar desasosiego, en lugar de propiciar el encuentro, y desterrar las tensiones de todo camino a nuestro alcance. Váyanse de la faz de la tierra, el aluvión de provocaciones vengativas que lo único que nos llevan es a enfrentarnos como salvajes. Abramos canales de comunicación y no acosemos a los defensores de los derechos humanos. Pongamos imaginación y establezcamos puentes de unión y unidad por todo el planeta. Quitemos los muros de la hipocresía. Ciertamente, jamás fue fácil el aprendizaje de lo auténtico; sin embargo, ahí está también en las lecciones de la vida, como Santa Teresa de Jesús invitaba a sus monjas a “andar alegres sirviendo”.
Lo sabemos, aunque quisiéramos ignorarlo, al final siempre resplandece lo verídico, es más fuerte que todo lo demás. Deberíamos asimilarlo y optar por caminos que nos alienten a vivir, y a dejar vivir; a amar, y a dejarnos amar. Sólo así podemos llenarnos de sabiduría y aprender a tomar otras sendas menos poderosas y más de donación a todas las gentes, aunque piensen diferentes a nosotros. Para ello, cultivemos el respeto, el diálogo entre nosotros con las propias faltas cometidas, porque todo esto nos enseña, cuando menos para mejorar nuestras actitudes de soberbia, endiosamiento y orgullo. Ojalá, todos los líderes actuales, descubrieran sus deslices y rectificasen a tiempo. Seguramente, entonces, en vez de activar políticas destinadas a reprimir el desacuerdo político, optarían por servir de otra manera a la ciudadanía, al menos escuchándonos todos de manera libre, y no infundiendo temor en la población para frenar sus voces y manifestaciones.
No perdamos, en consecuencia, la memoria de otras realidades surcadas. Está bien vivir el momento, pero sin obviar lo transitado. Nuestra existencia es legendaria y, en cada biografía, hay un camino de sorpresas que hemos de releer conjuntamente para no caer en esas maldades pretéritas. Para empezar, entre todos tenemos que corregirnos, pues nuestra historia no nace y termina con nosotros, se perpetúa y, precisamente, la grandeza nuestra reside en esa capacidad de enmendarnos. Está visto que somos un eslabón de esa cadena de vida, que requiere la fuerza de toda la humanidad y el amor de todas las generaciones. Sin amor nada es. Por eso, necesitamos sentirnos acompañados y acompasados, en esa reconstrucción viviente, que nos demanda abrir caminos de justicia permanente. Es tan fuerte el dolor que nos inunda. Son tantos los sembradores del terror. Que a veces nos quedamos sin aliento. Continúan además creciendo las víctimas de desapariciones impuestas.
Sea como fuere, hemos llegado a un punto, que resulta irrealizable enumerar al completo la extensa tonalidad de amenazas contra la vida humana. Bajo esta concepción existencial, hasta la misma convivencia social se deteriora profundamente. Nadie conoce a nadie y tampoco nadie considera a nadie. ¿Hasta cuándo este clima de inhumanidad? Sin duda, ha llegado el momento de que las sociedades y los Estados de todo el planeta, fomenten ese espíritu de familia humana verdaderamente acogedora y solidaria. Ya está bien de tanta exclusión y rechazo a todo lo que no sea productivo. Desde luego, el repudio a cualquier existencia, por insignificante que pueda parecernos, es algo intolerable.
Tras esta atmósfera de irritantes despropósitos, deberíamos revisar nuestras propias andanzas, y ver la manera de salir de esta dramática crisis humanitaria que soportamos por todo el orbe. Hoy más que nunca se necesitan planes de acción conjuntos que nos humanicen y mejoren la vida sobre toda vida. La cantinela de los bloqueos en algo tan natural, como el movimiento en bienes y personas, nos suelen dejar sin palabras, y con mucha angustia en la mirada. Puede parecer cansina esta reivindicación, pero nos falta entusiasmo intergeneracional, sobre todo para promover la tolerancia, la cooperación y el entendimiento para crear un entorno más habitable y más armónico.
Dicho lo cual, propongo, claro está si me lo permite el lector, repensar más sobre las lecciones vividas, y ser menos fanáticos de ideologías que, en cualquier caso, son siempre rígidas y absolutistas. En la tierra lo que ahora nos falta son moradores conciliadores, que nos hagan retornar al camino de la humildad, al del corazón, a la ruta de la belleza del alma. Por el contrario,  nos sobran dirigentes políticos que ni ellos mismos se creen lo que dicen, hasta el punto de hacer de lo blanco, negro; y de lo negro, blanco. Confiemos en una renovada hornada de ciudadanos de mundo, que vivan esos horizontes de amplitud, cobijando a todos. Me quedo, al fin, con la esperanza del Papa Francisco, al gentío universitario: “Cuidado con creer que la Universidad es sólo estudiar con la cabeza: ser universitario significa también salir, salir en servicio, con los pobres sobre todo”. Este anhelo sí que me emociona, aparte de injértame de savia, como que es la existencia misma tratando de defenderse de tanto mezquino suelto, con poder en plaza y pedestal de ordeno y mando.

Comentar esta publicación:

You must be logged in to post a comment Login

More in Editorial

  • #SINLANANOHAYVOTO

    Por: Manuel Narváez Narváez La tragedia reúne a los mexicanos e incita el valor de la solidaridad. Una vez más la...

    Redacción ImpresaSeptember 22, 2017
  • OTRO 19 DE SEPTIEMBRE

    POR PASCAL BELTRÁN DEL RÍO  La fecha fue idéntica, 19 de septiembre. Las escenas de destrucción parecen haber sido calcadas –si...

    Redacción ImpresaSeptember 21, 2017
  • TIANGUIS ELECTORAL

    POR PASCAL BELTRÁN DEL RÍO  Los partidos Acción Nacional, de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano siguen adelante en la conformación...

    Redacción ImpresaSeptember 20, 2017
  • DEL MAZO, TIENE LA PALABRA

    Por: Gerardo Viloria ¡Al fin llegamos!, expresó JOSHEP KENNEDY, poco antes que su hijo JOHN F. KENNEDY, tomara protesta como el...

    Redacción ImpresaSeptember 19, 2017
  • SOMOS HISTORIA Y ESPERANZA

    Por Víctor Corcoba Herrer Hoy más que nunca necesitamos hazañas conjuntas para rescatarnos unos a otros de las muchas cruces impuestas...

    Redacción ImpresaSeptember 18, 2017
  • UN PLAN MARSHALL PARA CHIAPAS Y OAXACA

    Por Mauricio Flores El plan de las Zonas Económicas Especiales a cargo de Gerardo Gutiérrez Candiani para impulsar la nueva industrialización...

    Redacción ImpresaSeptember 15, 2017
  • ¿QUÉ HACEMOS CON OAXACA Y CHIAPAS?

    POR JORGE FERNÁNDEZ MENÉNDEZ  Hay voces en Estados Unidos que están proponiendo un Plan Marshall para las islas del Caribe destruidas...

    Redacción ImpresaSeptember 14, 2017
  • JUCHITÁN ESTÁ DE PIE, SOBRE LAS RUINAS

    POR FRANCISCO ZEA  Es inevitable escribir sobre la tragedia que se cierne sobre nuestro país. Un terremoto de 8.2 grados en...

    Redacción ImpresaSeptember 13, 2017
  • LOS BUITRES ACECHAN

    Por: Manuel Narváez Narváez Los trompudos marranitos que gobiernan en este país no pierden oportunidad para aprovecharse de la desgracia y...

    Redacción ImpresaSeptember 12, 2017