Connect
To Top

Raúl Vargas Herrera: de comunicador a dueño de casas y terrenos en zonas residenciales.

En su momento, Joaquín López-Dóriga lo calificó como “un mediocre reportero de TV Mexiquense que fue ascendiendo a fuerza de traiciones y sumisión total ante el poder”.

En su Tres de Tres omite declarar varias de sus propiedades pero, aun así, resulta tener más dinero que el propio mandatario mexiquense.

Por Jorge Trejo

Septiembre de 2012 marcó el destino de Raúl Vargas Herrera, “un mediocre reportero de TV Mexiquense que fue ascendiendo a fuerza de traiciones y sumisión total ante el poder”, según escribió en su momento Joaquín López-Dóriga en su columna “En Privado”. Fue la fecha de su unción como Coordinador de Comunicación Social de la administración de Eruviel Ávila Villegas y, con ello, el inicio de diversas compras inmobiliarias que realizó a pesar de lo bajo de su salario: 45 mil 027 pesos mensuales, según reporta el Portal Ciudadano Sistema de Información Pública de Oficio Mexiquense (Ipomex).
El actual secretario de Medio Ambiente, su primer cargo de alta jerarquía en sus años de vida laboral, tiene un salario de 99 mil 484.21 pesos, según el portal Ipomex y, de acuerdo con su Declaración Tres de Tres, es propietario de dos inmuebles en Metepec – un terreno y una casa – cuyo costo del primero fue de un millón 160 mil pesos, los cuales pagó casi de riguroso contado, ¿Cómo con este sueldo le alcanzó para pagar estas fuertes cantidades? mientras que la casa la adquirió por 4 millones 385 mil pesos, la suma es de 5 millones 545 mil pesos.
Así, con un sueldo de 45 mil 027 pesos mensuales, y con un mes en el cargo como Coordinador de Comunicación Social, Vargas Herrera se hizo dueño de dos propiedades en una zona de alta plusvalía del municipio alfarero, en el residencial Sur de la Hacienda.
La compra-venta de dichas propiedades se efectuó el 18 de octubre de 2012 en la Notaría Pública 159 de Huixquilucan, cuya titular es la Licenciada Claudia Jenny Villicaña Soto. El primero de los inmuebles cuesta 4 millones 385 mil pesos, de acuerdo con el Acta Notarial 2783; el otro inmueble, también ubicado en Sur de la Hacienda, tuvo un costo de un millón 160 mil pesos.
Los datos contenidos en el Acta Notarial discrepan con lo que publicó en su Tres de Tres, donde menciona que la compra se realizó por 3 millones 635 mil pesos, cuando la operación fue por 4 millones 385 mil pesos M.N., bajo un “crédito” bancario por Scotianbank número 1784374, con dos cláusulas a modo; la primera establece PAGOS ANTICIPADOS que se podrían efectuar en cualquier momento y por cualquier cantidad y se aplicarían a reducir el saldo insoluto del adeudo, a partir del primer día de aplicación del pago y reflejándose en el siguiente corte del crédito; mientras que la segunda señala PAGOS ADELANTADOS que se podrían realizar aún cuando no fueran exigibles, con el fin de aplicarlos a los pagos periódicos siguientes, en donde le autorizan que los recursos que se entregan en exceso a sus obligaciones exigibles, no se apliquen para el pago anticipado del principal, sino para cubrir por adelantado los pagos del crédito. En resumen, se trata de mecanismos ficticios para obtener propiedades supuestamente a crédito por 20 años y poderlas cubrir en su totalidad en un corto plazo o lo que es lo mismo “taparle el ojo al macho”.
En su Declaración Tres de Tres, omite la propiedad ubicada en la Colonia Carlos Hank González, conocida como la “Casa de los Espejos”; y tampoco declara un terreno que compró en el 2010 en San Gaspar Tlahuelilpan, Metepec, cuya dirección le sirve como domicilio fiscal para sus transacciones.
Resulta interesante que, cuando adquirió el terreno ejidal en San Gaspar Tlahuelilpan, según consta en el Título de Propiedad número 19030 del Registro Agrario Nacional, cuya copia obra en poder de EL INFORMANTE MÉXICO, se ostentaba como “casado”, pero en sus transacciones ante Notario Público, donde declara bajo protesta de decir verdad que su estado civil es soltero, aunque en su Declaración Tres de Tres vuelve a mentir al señalar que es “casado” (imagen 2).
Cabe mencionar que a pesar de ser sujeto obligado, Raúl Vargas Herrera no ha hecho declaraciones fiscales sobre sus propiedades, como se muestra en los documentos con que cuenta el reportero de esta casa editorial.
Además, Vargas Herrera señala ser propietario de dos automóviles, un Dodge Le Barón 1979 que obtuvo de contado en el 2008 por 22 mil pesos, y un Nissan Altima 2014, que adquirió, también de contado por 312 mil pesos, ya cuando fungía como Coordinador de Comunicación Social; sin embargo se le ha visto trasladarse en otros vehículos.
Con una carrera de altibajos, con fuertes señalamientos que, en su momento, fueron exhibidos por los medios de comunicación estatales, Vargas Herrera tuvo problemas severos cuando trabajó con Ávila Villegas como vocero de los diputados priistas en la Cámara local por una supuesta denuncia por acoso sexual; caso similar sucedió ya como secretario del Medio Ambiente, donde se asegura estuvo involucrado en un lío de faldas a grado tal que su esposa (misma que niega ante Notario) irrumpió en su oficina y corrió a una colaboradora, cuyo nombre mantenemos en anonimato por motivos obvios. También está el hecho de que colocó en la nómina a su maestro de ajedrez teniéndolo como “aviador”, lo cual daremos a conocer en próximas ediciones, así como los medios de comunicación fantasmas en donde ordenaba le pasaran la factura para así poder cobrar sumas importantes, mismas que “apoyó” durante su gestión como coordinador de comunicación social del Gobierno del Estado de México.
La referencia más ácida sobre Raúl Vargas Herrera, la hizo Joaquín López-Dóriga, al escribir hace un año lo siguiente: “Eruviel se ha caracterizado durante el quinquenio que lleva en el poder estatal por una intolerancia obsesiva ante la crítica. Su primer coordinador de Comunicación Social, Raúl Vargas Herrera, un mediocre reportero de TV Mexiquense que fue ascendiendo a fuerza de traiciones y sumisión total ante el poder (ahora secretario del Medio Ambiente), inauguró su puesto de “vocero” negando ante las cámaras – el 21 de octubre de 2011 – que hubiera muertos en el accidente del helicóptero donde perdieron la vida funcionarios estatales en los albores de la gubernatura de Eruviel. “Quiero aclarar que no hay muertos” decía Vargas ante cámaras que tomaban los cadáveres y transmitían la imagen en vivo y a nivel nacional, lo que provocó el asombro de los reporteros de las televisoras. Ese estreno ridículo del ex vocero marcó la pauta de lo que sería la estrategia de comunicación del gobernador Ávila hasta la fecha: “ocultar la verdad”.
Este podría ser uno de los tantos casos en donde los funcionarios “son pobres” y sus familiares ricos. CONTINUARÁ…

Comentar esta publicación:

You must be logged in to post a comment Login

More in De Portada