Connect
To Top

Por: Gerardo Viloria

Bajo amenaza de impedir físicamente el acceso a las urnas donde se votaría en favor o en contra del referéndum por la independencia de Cataluña, en el cual los ciudadanos de la provincia catalana señalarían -el domingo 1º de octubre- si optaban no por misma, el gobierno español del derechista MARIANO RAJOY, cumplió con rudeza su amago.
Independientemente, de poder estar en favor o en contra de la postura catalana, el uso de la fuerza utilizada por la Policía Nacional y la Guardia Civil española, como represión política, es condenable.
El ataque policíaco contra los votantes catalanes cuando tenían las manos abiertas y arriba, es un acto indigno de la democracia española y considerada por muchos como un error histórico.
El pasado domingo en Cataluña, más de 800 personas resultaron heridas por la acción de policías y de las fuerzas militares que irrumpieron en alrededor de 300 centros de votación para confiscar urnas y material electoral, con el fin de impedir el referéndum prohibido por la justicia española.
El cumplir con las órdenes del gobierno de España de contener la consulta independentista de esa comunidad autónoma, es un fracaso de la política, del diálogo, del reconocimiento, de la diversidad, de la democracia y de la tolerancia.
Si bien es cierto que el gobierno puede tener la razón jurídica, no es con la coacción cómo se resuelven los problemas en los países democráticos.
Debemos referir que MARIANO RAJOY, lejos de haber establecido algún contacto, sentado en la mesa a dialogar,  fincado responsabilidades al Presidente de Cataluña CARLES PUIGDEMONT, o preparado alguna adecuada respuesta a la problemática independenstista, dejó llegar el 1º de octubre donde arremetió contra los catalanes.
Ahora bien, ¿cuándo cientos de miles, incluso millones de ciudadanos, están dispuestos a contravenir una norma que les priva de un derecho fundamental como es el sufragio, puede un gobierno aplicarla por la fuerza?
Sobre estos sucesos que conmocionaron a la opinión pública, diversas personalidades de inmediato reprobaron la violencia gubernamental española, entre otros, citamos a:
NICOLA STURGEON, primera ministra escocesa, quien señaló: “Independientemente de las opiniones sobre la independencia, todos deberíamos condenar las escenas que han tenido lugar allí y pedirle a España que cambie el rumbo antes de que alguien salga gravemente herido”, tuiteó. “Dejen a la gente votar pacíficamente”.
JEREMY CORBYN, líder del Partido Laborista británico, comentó: “La policía contra los ciudadanos en Cataluña es estremecedora. El Gobierno español debe actuar para parar esto ahora”, publicó en Twitter. “Insto a Theresa May a pedirle directamente a Rajoy que termine con la violencia en Cataluña y que encuentre una solución política a esta crisis institucional”.
CHARLES MICHEL, primer ministro belga: “¡La violencia nunca puede ser la respuesta! Condenamos cualquier forma de violencia y reafirmamos nuestro llamamiento a un diálogo político”.
MARTIN SCHULZ, líder del Partido Socialdemócrata alemán:
“La escalada de violencia en España es preocupante. Madrid y Barcelona deben rebajar la tensión inmediatamente y buscar el diálogo”.
JEAN-LUC MÉLENCHON, líder del partido de izquierda radical francés Francia Insumisa: “El Estado español pierde su sangre fría. La nación no puede ser una camisa de fuerza”.
BENOÎT HAMON, excandidato del Partido Socialista francés a las elecciones presidenciales: “En el corazón de Europa, estas imágenes de violencia para impedir votar a la gente en Cataluña son significativas y amenazadoras”.
Por otra parte, respecto a que la mayoría de los gobiernos de la Unión Europea (UE), respaldaron la posición de España en la crisis política más grave de las últimas décadas en el país.
Uno de los principales defensores de la salida de Gran Bretaña de la UE, NIGEL FARAGE, criticó al bloque por no condenar claramente la violencia policial.
Dijo a legisladores comunitarios: “Es bastante sorprendente darse cuenta que la Unión está dispuesta a hacerse de la vista gorda”
La inestabilidad política en el país ibérico es mayor, ¿qué es lo que va a pasar en España, y con su orden constitucional?
RAJOY está en la incómoda disyuntiva de aceptar un diálogo con el gobierno autonómico de CARLES PUIGDEMONT o perseverar en su negativa y ver la profundización de la crisis institucional que desató la decisión del President de hacer la consulta sobre la independencia, que el Tribunal Constitucional de España consideró ilegal.
Sobre el tema, el martes 3 de octubre, en un mensaje poco habitual, el Rey de España FELIPE VI, comentó:
Hoy la sociedad catalana está dividida y con su conducta irresponsable (haciendo referencia a las autoridades autonómicas) incluso pueden poner en riesgo la estabilidad económica y social de Cataluña”.
Esgrimió que esas autoridades se situaron al margen del derecho y la democracia.
“Han intentado quebrar la unidad de España y la soberanía nacional. Por todo ello y ante la situación de extrema gravedad, que requiere el compromiso de todos, es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional”.
“Son momentos difíciles, pero los superaremos y saldremos adelante”.
Tal como están los ánimos en este momento, es difícil prever cuánto demorará España salir de este tropiezo.
Como reflexión final, traigo a la memoria lo que bien señala mi muy querido y dilecto amigo, el prestigiado periodista y escritor TEODORO RENTERIA ARROYAVE, al citar a JUAN DE DIOS PEZA, cuando afirma: “yo como QUINTANA ha dicho, crímenes son del tiempo y no de España”.

Comentar esta publicación:

You must be logged in to post a comment Login

More in Editorial