DE HUESOS, VACUNAS Y PRESUPUESTO

Por Luis Pinal Da Silva

Sin lugar a dudas, Morena hace todo lo que puede con tal de mantenerse aferrado al hueso del presupuesto.
Sin el menor escrúpulo o moral, mienten, abusan y ahora usan la pandemia y el miedo que tenemos para proporcionar lo que por derecho nos corresponde, que son las vacunas.
Hay que advertir que dar al pueblo vacunas no es una gracia del gobierno en turno o de un Presidente de la República, por el simple hecho de que las vacunas fueron compradas con nuestro dinero, con los recursos presupuestales y no del bolsillo o sacrificio de la clase política.
Lo que sí corresponde a ellos, es cargar en las espaldas con la muerte de entre 250 mil y 600 mil mexicanos debido a la indolencia, impreparación e ignorancia de esa clase política; desde el responsable que es Hugo López-Gatell, el subsecretario y vocero de la pandemia, hasta el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador.
López-Gatell alertó que sería una tragedia nacional que murieran 60 mil personas por la pandemia y no tiene cara ahora, mucho menos vergüenza profesional para tratar de desmentir que, en el terreno de los hechos – lejos de estadísticas amañadas – son 600 mil muertos que superaron la media anual que estaba proyectada estadísticamente.
El hecho que en todo el mundo existan muchos López-Gatell no implica que tengamos que resignarnos a que los homicidas “culposos”, no reciban su castigo, ya que su irresponsabilidad es ignominiosa
Ahora bien, las vacunas – hay que decirlo con todas sus palabras – son usadas con fines electorales.
Ejemplos hay varios y un caso concreto se tiene en la Ciudad de México, donde alcaldías como Benito Juárez, donde no están con Morena y, además, son clase media, los dejan al final de la fila con las inoculaciones contra la COVID-19.
Lo mismo ocurre en el Estado de México, en zonas donde la clase media es mayoría como en Tlalnepantla, Atizapán y Naucalpan, donde los tres con gobiernos de Morena, también se refleja este problema de “selección”.
Es decir, castigan a los que no votan por el partido de la Cuarta Transformación.
Es clara la consigna: que las clases medidas desaparezcan para tener más pobres que vivan de la comida que les dan las manos de la clase política.
Nunca se vio en el país tal canallada.
La clase política que gobierna, la que está de turno, usa nuestro miedo a la muerte y enfermedad para sus fines de poder y dinero.
Es, en síntesis, una inmundicia lo que están haciendo.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba