Banxico afirma que la inflación alta durará más tiempo del previsto

El Banco Central señala que los precios seguirán subiendo a medida que se recupere la economía global, pero se prevé que esto sea temporal.

A cuidar bien del dinero, porque el alza de precios en México continuará en medida de la recuperación económica a nivel global, advirtieron los integrantes de la junta de gobierno del Banco de México (Banxico) en la minuta de su última reunión de política monetaria difundida este jueves.

Las presiones para el alza de los precios en el país provienen mayormente del entorno externo. A nivel global la inflación aumentó por las presiones recientes a los precios de materias primas, especialmente energéticos. También influyeron las afectaciones en las cadenas de suministros y el proceso de recuperación económica, la cual continúa alrededor del mundo, especialmente Estados Unidos, tras el azote de la pandemia en 2020.

La mayoría de la junta opinó que se esperan mayores niveles de inflación en Estados Unidos, mientras que en economías emergentes la inflación ha aumentado recientemente debido al alza en los precios de las materias primas, a choques de oferta y a depreciaciones cambiarias.

Los integrantes de la Junta consideraron que el balance de los riesgos que podrían incidir en la trayectoria esperada de la inflación en el horizonte de pronóstico es al alza.

Un integrante explicó que los riesgos para la inflación no subyacente también están sesgados al alza debido a la posibilidad de enfrentar choques de oferta asociados a una menor disponibilidad de combustibles; las afectaciones en la producción de agropecuarios; y presiones de demanda, impulsadas por el incremento en el consumo y la reactivación de la economía estadounidense.

No obstante, se considera que las presiones a los precios serán de corta duración debido a la holgura en la mayoría de las economías y el desvanecimiento gradual de los efectos base, y que es la propagación de la pandemia en los países.

Cabe destacar que Banxico mantuvo, en su última decisión de política monetaria, la tasa de interés interbancaria en 4%, argumentando la necesidad de llevar el nivel de inflación hacia su nivel objetivo de 3%.

Botón volver arriba