Congresos locales, Federal y Senado, sacudidos por la jornada electoral


Contar con un “Parlamento Abierto” en el Congreso de la Unión, en los 31 congresos locales y en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México consiste en hacer valer estándares básicos.

El triunfo del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien ganó la elección presidencial en México, vino acompañado de una ola de legisladores a nivel local que en próximos meses se integrarán a sus nuevos puestos. Además de la debacle del PRI que ha mermado su fuerza en otros. Lo que cambiará la manera de operar en el legislativo de varias entidades.
Contar con un “Parlamento Abierto” en el Congreso de la Unión, en los 31 congresos locales y en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México consiste en hacer valer estándares básicos de transparencia y rendición de cuentas, participación ciudadana y uso de las tecnologías para construir un diálogo y cooperación entre representantes y representados, y una consolidación democrática.
“Un parlamento abierto es una institución legislativa que explica y justifica sus acciones y decisiones -es decir que rinde cuentas -, que garantiza el acceso a la información pública de manera proactiva -es decir que es transparente -, que involucra en sus procesos la pluralidad de grupos políticos y sociales -es decir que cuenta con mecanismos de participación ciudadana- y que, para todo ello, utiliza estratégicamente las tecnologías de información y comunicación”, expusieron en el informe las organizaciones.
No obstante, “las instituciones legislativas del país incumplen lo más básico que es publicar la información que, por ley, es obligatorio difundir”, concluyó el informe.
La alianza, que presentó como candidato presidencial y gran imán de votos a Andrés Manuel López Obrador, ganó todas las diputaciones en 13 entidades.
Esto ocurrió en Baja California (7), Baja California Sur (2), Campeche (2), Colima (2), Hidalgo (7), Morelos (5), Nayarit (3), Oaxaca (10), Quintana Roo (4), Sinaloa (7), Sonora (7), Tabasco (6) y Tlaxcala (3).
En otros estados, casi logró el carro completo. Por ejemplo, en la Ciudad de México triunfo en 23 de 24, en Chiapas en 11 de 13, mientras que en Zacatecas y Durango en 3 de 4.
En Guerrero ganó en 8 de 9 y en Puebla se alzó con la victoria en 14 de 15.
En el Estado de México en 38 de 41 y en Michoacán en 10 de 12, mientras que en Veracruz en 17 de 20.
En Nuevo León sorprendió ganando en 6 de 12, en Chihuahua en 6 de 9 y en Querétaro en 2 de 5, en tanto que en Tamaulipas ganó en 5 de 9.
En contraste, en Aguascalientes ganó 1 de 3 y en Coahuila 3 de 7, mientras que en Guanajuato apenas 1 de 15.
En Jalisco la cosecha también fue raquítica: ganó 2 de 20 y en San Luis Potosí triunfó en 1 de 7.
Yucatán fue la única entidad en la que no ganó una sola de las 5 diputaciones en juego.
Con el 67.1 de los votos computados en el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), la coalición Juntos Haremos Historia, integrada por Morena, PT y PES, llevaba a las 13:41 ventaja en 24 senadurías con 15 millones 936 mil 615 votos, lo que representa el 42.3 por ciento. Con ello, esta agrupación tiene hasta el momento el primer lugar de la votación.
La alianza Por México al Frente, conformada por PAN-PRD y MC, estaba en un lejano segundo lugar al llevar la delantera en 5 senadurías con 9 millones 640 mil 494 sufragios, esto es el 25.6 por ciento.
La coalición Todos por México del gobernante PRI; PVEM y PANAL apenas tiene la ventaja en una senaduría con 4 millones 543 mil 4 votos, es decir, el 12 por ciento.

Previous Encuentro Social y Panal pueden perder su registro
Next MÉXICO, UNA NACIÓN DEMOCRÁTICA: INE