Grupo CARSO de Slim en el “ojo de la tragedia”


Un accidente en el metro de la Ciudad de México que mató a 26 personas en mayo fue causado por fallas en la construcción de la línea ferroviaria, según un informe encargado por la ciudad, que abrió a Carso, la empresa de infraestructura del multimillonario Carlos Slim Helú, al escrutinio.
El enfoque del informe en las fallas de la construcción coloca al Grupo Carso de Slim en el centro de atención porque construyó la parte de la Línea 12 del Metro que colapsó, lo que genera dudas sobre el futuro de los tratos de la empresa con el gobierno. Una unidad de Grupo Carso también está construyendo parte del Tren Maya, proyecto insignia del presidente Andrés Manuel López Obrador, a través de la región sureste del país.
Las acciones de Grupo Carso, que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), cayeron 2.11%.
El conglomerado de empresas, en su mayoría controlado por la familia Slim, y que incluye la construcción como uno de sus áreas fuertes, se cuenta entre tres empresas involucradas en la construcción de la línea que el lunes 3 de mayo sufrió un desplome estructural.
Grupo Carso participó junto a ICA y Alstom en la construcción de la Línea 12 del Metro, que encabezó la administración del actual canciller, Marcelo Ebrard Casaubón. El hecho dejó un saldo de 26 muertos, al menos 80 heridos y daños millonarios a la capital del país.
Durante la presentación del primer informe preliminar sobre los hallazgos de la investigación por el colapso del tren de metro de la Línea 12, los expertos señalaron que el incidente obedece a una falla estructural asociada a una mala construcción.
Estos primeros resultados arrojan que el colapso del puente ocurrido el pasado 3 de mayo está relacionado con deficiencias en el proceso constructivo en las que se encuentran, al menos hasta ahora: proceso de soldadura de los pernos Nelson; porosidad y falta de fusión en la unión perno-trabe; falta de pernos Nelson en las trabes que conforman el conjunto del puente; diferentes tipos de concreto en la tableta; soldaduras no concluidas y/o mal ejecutadas y supervisión y control dimensional en soldaduras de filete.
El director de la empresa noruega DNV, Eckhard Hinrichsen, dijo que ésta es la primera de tres fases y los resultados no son definitivos. La segunda parte del informe será presentada el 14 de julio y la presentación final el 30 de agosto.

Previous Senadores de oposición van contra la “ley Zaldivar”
Next PANDEMIA AGUDIZÓ LA POBREZA EN MÉXICO