Ser Atleta olímpica te da otros compromisos

Después de 15 años de iniciar su camino en el bádminton, Haramara Gaitán finalmente consiguió el tan anhelado boleto olímpico, por lo que estará en Tokio 2020 buscando dejar huella en lo que significa su primera incursión en este certamen. Gaitán, en este ciclo olímpico, cuenta con una medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018, y un quinto lugar en los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Ahora la regiomontana continuará entrenando en su estado, afinando cada uno de los golpes que pretende presentar como estrategia para avanzar rondas en la justa olímpica. La deportista consiguió el pase por medio del ranking mundial, al igual que Lino Muñoz en la rama varonil.

¿Cuál es tu sentir de ser ya una atleta olímpica? “Ya me cayó el veinte, y me siento muy contenta porque sé que clasificar amerita mucho esfuerzo y pertenecer a estas poquitas personas que van a unos Juegos Olímpicos es gratificante. Realmente ahora me queda subir la intensidad de juego y serán unos días muy fuertes, ya me planearon un ciclo de entrenamientos para asimilar el ritmo que estaré jugando allá, entonces solo queda prepararme en todos los sentidos”. ¿Cuál será tu preparación de cara a Tokio 2020? “Toda mi preparación la haré en el INDE Nuevo León porque todo el equipo multidisciplinario está aquí. Ya en este año tuve más de 16 torneos; entonces, decidimos trabajar todo lo que se pueda aquí”. ¿Desde cuándo estás buscando el sueño olímpico? “Realmente lo intenté para Londres 2012, pero fue muy empírico porque no tenía una planificación tan estructural como ahorita, pero yo diría que es a lo que aspiraba desde hace 15 años cuando comencé a jugar bádminton”.

Botón volver arriba