AT&T tiene cuatro días para defenderse por las irregularidades en sus contratos

La empresa enfrenta la suspensión de actividades en todo el país si se comprueba que las irregularidades se aplicaron a nivel nacional.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) otorgó a la empresa de telecomunicaciones AT&T un plazo de cinco días, que comenzó ayer lunes, para proporcionar información que permita al organismo federal tomar una decisión definitiva sobre la suspensión de actividades de sus centros de atención en 10 ciudades del país.

“Esperamos que en un término de cinco días, a partir del lunes 5 de julio, ellos puedan dar respuesta a toda la información presentada en la suspensión, haciendo uso de su garantía de audiencia en este proceso administrativo”, dijo Agustín Pineda, subprocurador de telecomunicaciones de la Profeco.

“Ellos deben acercarnos la información suficiente para saber si procedemos a levantar los sellos de suspensión o si la irregularidad continúa (…) Esperemos que de aquí al viernes, en función del interés que tenga la empresa y en función de la información que tengan a la mano, que ya tengamos este acercamiento de material para poder revisar la información y resolver», agregó el funcionario.

El viernes pasado, la Profeco informó a través de un comunicado que suspendió la venta de servicios de telefonía móvil de pospago de la empresa estadounidense en Aguascalientes, Ciudad de México, Ciudad Juárez, Guadalajara, León, Morelia, Puebla, Querétaro, Tijuana y Veracruz. Esta decisión se toma después de que se detectara que el contrato del servicio de pospago registrado ante el organismo era diferente al que se le entregaba a los clientes.

“Se decidió colocar los sellos de suspensión, solamente por lo que corresponde al esquema pospago, tras recibir quejas de los consumidores por un cobro anual por equipo diferido, el cual a decir de los propios consumidores, y cómo se ha observado en los trabajos de verificación, no corresponde al mostrado en la página de AT&T ni tampoco al registrado en la Profeco”, señaló Pineda.

Ante la comercialización de servicios, cualquier empresa de telecomunicaciones tienen la obligación solicitar un registro de contrato de adhesión con la Profeco, que debe ser entregado tal y como está a los consumidores. En el caso de AT&T, la empresa estadounidense agregó en la carátula del contrato un cobro anual por equipo diferido, lo que afecta directamente al usuario.

El subprocurador de telecomunicaciones de la Procuraduría Federal del Consumidor agregó que están pendientes de que la irregularidad detectada en 10 ciudades no sea mayor, pues en caso de que se compruebe que hay más establecimientos replicando esta práctica la suspensión de actividades sería general.

Sobre el tema, AT&T declaró: “Hemos estado trabajando con la autoridad sobre este tema y esperamos que pronto se aclare. En AT&T México reafirmamos nuestro compromiso con trabajar siempre en beneficio de los clientes y los derechos de nuestros usuarios”.

Desde el equipo de comunicación de la empresa compartieron que los usuarios seguirían siendo atendidos en sus canales de venta y servicio. Además, “las operaciones de prepago, recarga y contratos nuevos y renovaciones sin equipo con cargo diferido mantienen su operación normal”.

Botón volver arriba