Guerrero ordena el cierre de Bares y discotecas por tercera ola de COVID-19.

En Acapulco el gobierno municipal también se prepara: comenzó a construir otras 200 tumbas en el panteón municipal para los muertos por COVID-19.

El gobierno de Guerrero ordenó de manera inmediata el cierre de bares y discotecas, así como la reducción al 40% de capacidad en hoteles y playas por la llegada de la tercera ola de la pandemia de COVID-19 con semáforo rojo.

Con este anuncio, Alejandro Sídney Martínez, presidente de la Cámara de Comercios y Servicios Turísticos (Fecanaco), advirtió que la reducción de los aforos no permitirá continuar pagando salarios y cubrir los gastos de operación.

El empresario explicó que cuando Guerrero se encontraba en semáforo naranja se perdieron 30 mil empleos, y ahora con la decisión de pasar a semáforo rojo es muy probable que se pierdan otros 55 mil.

«Cuando se termina la vida nocturna en Acapulco, la economía se afecta», sentenció.

La medida llega de la mano luego de que reportes indicaran que esta tercera ola de contagios de COVID-19 es más contundente que las anteriores. Se han superado todas las cifras en contagios, hospitalización y el promedio diario de fallecimientos, por otra parte, todos los hospitales del IMSS han comenzado a sufrir saturación por pacientes.

Luego de conocer las cifras más elevadas, el gobierno de Acapulco inició la construcción de 200 tumbas más para posibles víctimas mortales de COVID-19, además de que Chilpancingo por primera vez reportó más casos que Acapulco.

 

Botón volver arriba