Sheinbaum: Mandos de la policía y la fiscalía ya no protegen a delincuentes

La jefa de gobierno aseguró que en su administración "se rompió el vínculo en la parte alta entre la delincuencia y el gobierno". La SSC anunció un reforzamiento de la vigilancia en seis alcaldías.

Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno capitalina, afirmó este miércoles que la disminución de los delitos de alto impacto lograda en la Ciudad de México se ha basado en terminar con la relación que antes había entre altos funcionarios de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y la Fiscalía General de Justicia (FGJCDMX) con los grupos delictivos.

«Lo primero es que se rompió el vínculo en la parte alta entre la delincuencia y el gobierno, y eso es lo más importante», afirmó la mandataria local durante una ceremonia de reconocimiento a la policía de la CDMX.

«Parece poca cosa, pero cuando en la parte alta, en los mandos de la policía o en la fiscalía, no se dedica a proteger delincuentes sino a combatirlos, cambia la ecuación, cambia la fórmula», sostuvo.

Omar García Harfuch, secretario de Seguridad Ciudadana, adelantó que se reforzarán 106 de los 847 cuadrantes que hay en la capital, los cuales se ubican en seis alcaldías: Álvaro Obregón, Tlalpan, Iztapalapa, Miguel Hidalgo, Xochimilco y Gustavo A. Madero.

«Estos 106 cuadrantes, que estamos eligiendo después de un estudio en incidencia delictiva, se toma la decisión de reforzar porque generan una cantidad importante de la incidencia delictiva en comparación con los otros 800 cuadrantes», dijo.

«Esto principalmente es (para) generar la cercanía con los ciudadanos, con las personas que habitan en esos cuadrantes o que trabajan en esos cuadrantes», añadió.

En la capital, 16 delitos de alto impacto disminuyeron un 44.6% entre enero y julio de 2021 frente al mismo periodo de 2019, según el informe presentado este miércoles por Salvador Guerrero Chiprés, presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia.

Uno de los delitos con descenso es el homicidio doloso, que bajó un 35.9%, pasando de 936 en los primeros siete meses de 2019 a 600 en 2021.

«Destaca el hecho de la situación que venía ocurriendo entre el año 2017 y 2018, ahí prácticamente se rompen todos los récords de inseguridad que se venían registrando históricamente desde 1996, y es tal el impacto de esa inercia que llega a pegar en 2019», detalló Guerrero Chiprés.

Mientras, el robo a transeúnte en vía pública descendió un 35.5%, el robo a pasajero a bordo del Metro un 76.9%, el robo a casa habitación con violencia un 33.9%, las lesiones dolosas por arma de fuego un 47.2% y el robo a cuentahabiente un 48.7%.

Botón volver arriba