Primer caso de muerte en Nueva Zelanda relacionado con vacuna Pfizer.

Un brote de la variante Delta importada de Australia llevó a su Primer Ministra Jacinda Ardern a ordenar un confinamiento repentino en todo el país el 17 de agosto luego de haber estado varios meses libres del virus.

La tarde de este lunes se registró el primer caso de muerte provocada por la vacuna Pfizer, que causó miocarditis a una mujer que fue vacunada en contra del virus del COVID-19 en Nueva Zelanda, informó el Ministerio de Salud.

La miocarditis es una inflamación del músculo cardíaco que puede limitar la capacidad del órgano para bombear sangre y a su vez puede provocar cambios en el ritmo de los latidos del corazón.

Ante la situación, la farmacéutica no ha emitido ningún comunicado, y autoridades neozelandesas no revelaron mas datos de la mujer.

El Director General de Salud, Ashley Bloomfield, dijo que el riesgo de miocarditis después de la vacuna era mucho menor que el riesgo de miocarditis después de ser infectado con Covid-19.

Actualmente Nueva Zelanda ha aprobado el uso provisional de las vacunas de Pfizer-BioNTech, Janssen y AstraZeneca, pero solo la vacuna de Pfizer ha sido autorizada para su distribución al público.

Nueva Zelanda había estado prácticamente libre del virus durante meses, con la excepción de un pequeño número de casos en febrero, hasta que un brote de la variante Delta importada de Australia llevó a su Primer Ministra Jacinda Ardern a ordenar un confinamiento repentino en todo el país el 17 de agosto.

Botón volver arriba