El Congreso legaliza las rifas como vía de enajenación de bienes

Los senadores de oposición advirtieron que con la aprobación de esta minuta habrá discrecionalidad y desorden.

El Senado aprobó las reformas legales para que el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado haga uso de rifas y sorteos como método para enajenar y vender bienes bajo su custodia.

La minuta, enviada por la Cámara de Diputados desde el 12 de marzo de 2020, recibió 60 votos a favor de Morena y sus aliados y 41 en contra, del PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano. Ahora será enviada al poder Ejecutivo para su promulgación.

La reforma avalada modifica el artículo 132 de la Ley General de Bienes Nacionales, que establece que la venta de bienes se hará mediante procedimiento de licitación pública o subasta, e incorpora la leyenda “también se podrá enajenar bienes por sorteo”.

Además, se incluyó que “el valor mínimo de venta no será aplicable a los casos de sorteo y de subasta”.

También se modificaron los artículos 31 y 38 de la Ley Federal para la Administración y Enajenación de Bienes del Sector Público para incluir entre los procedimientos de enajenación el de sorteo y establecer que el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado “podrá vender los bienes” a través de licitación Pública, subasta, remate o adjudicación directa, por sorteo.

En la discusión, el senador Israel Zamora, del PVEM, explicó que antes los bienes producto de ilícitos eran asegurados por el Ministerio Público y tenían que culminar los juicios –a veces después de años– para cambiar su status jurídico a decomiso y ser enajenados.

“Al incluir palabra sorteo no se elimina la enajenación o licitación como forma para disponer de los bienes, (pero) su destino queda sujeto al azar y ahora se pagará un monto mínimo para entrar al sorteo”.

El senador morenista César Cravioto aseguró que con la reforma habrá transparencia en los procesos, pues el 14 de mayo se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la reglamentación de esos procedimientos que recién se incluyen en ley.

El legislador apuntó que lo que busca esa reforma es que todo sea más fácil y “que se rife, que cada quien podamos comprar nuestro cachito y eso dinero vaya a las manos de quien más lo necesite”.

No obstante –agregó–, la oposición no quiere “que las residencias de (Francisco) Cabeza de Vaca, de (Guillermo) Padrés, (Ricardo) Anaya puedan llegar al pueblo de México”.

Claudia Anaya Mota, senadora del PRI, explicó que hay precedentes de fallas en las rifas.

“En Fresnillo, Zacatecas, no han llegado los 20 millones de pesos de la ‘rifa-no-rifa’ del avión presidencial. Estamos haciendo un lodazal de los instrumentos gubernamentales. ¿Por que salió corriendo Jaime Cárdenas del Instituto para devolver el pueblo lo robado? Porque había corrupción, porque había asignación directa de beneficiarios de subastas”, dijo.

La panista Xóchitl Gálvez ofreció el voto del PAN, pero solo si se rifan “las 20 casas de Bartlett y las cinco de Irma Eréndira Sandoval”.

Lo que molesta a la oposición, dijo la senadora Antares Vázquez, de Morena, “es que el pueblo pueda con un cachito ganarse una mansión”.

Botón volver arriba