Nutrición gastó 42,000 pesos, en promedio, por paciente COVID que atendió

La ASF detectó descuido y diversas fallas en la operación cotidiana del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán en 2020, cuando fue convertido en hospital COVID-19.

El Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán atendió a 3,680 pacientes con COVID-19 durante 2020, de los cuales 2,095 fueron graves que no requirieron soporte ventilatorio y 600 que sí necesitaron de cuidados intensivos por la enfermedad.

Esto significa que en promedio se gastaron 42,184 pesos por paciente, debido a que se destinaron 155.2 millones de pesos del presupuesto del instituto para el diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de pacientes con el virus SARS-CoV2, según información de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

La ASF señaló que reorganizó su operación para atender a los pacientes que presentaron la enfermedad, con lo que, en ese año, aplicó 147,661 pruebas “Qrt-PCR SARS-CoV-2”, para la detección del virus, en tanto que mediante los servicios de urgencias, proporcionó atención primaria a los más de 3,680 pacientes con infecciones respiratorias graves por COVID-19.

Respecto al ejercicio de los recursos, 1,539 millones 48,500 de pesos ejercidos durante 2020 se destinaron mediante el programa presupuestario E023 “Atención a la Salud”, el 10.1%, es decir 155 millones 237,100 pesos fueron para al diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de pacientes con el virus SARS-CoV-2.

De esos 155.2 mdp ejercidos por el INCMNSZ en la atención de las personas infectadas por el virus SARS-CoV2, el 33.9% se destinó para la adquisición de productos químicos básicos; el 28.2% para la adquisición de medicinas y productos farmacéuticos; el 27.0%, para la adquisición de materiales, accesorios y suministros médicos, y el 10.9% para la adquisición de materiales, accesorios y suministros de laboratorio; para vestuarios, uniformes y prendas de protección personal, y para la instalación y mantenimiento de equipos médicos.

Para el próximo año, se tiene previsto un presupuesto de 2,410 millones 433,759 pesos, de acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2022.

La atención afectó su operación

La ASF detalló que el Instituto de Nutrición fue uno de los hospitales que se reconvirtieron a la atención de pacientes de COVID-19, pero descuidó su operación diaria y presentó fallas en distintos rubros de su desempeño.

El órgano auditor señaló que el instituto careció de diagnósticos y metodologías, para guiar su operación en 2020, “lo que podría significar un riesgo de operar de manera inercial y de no generar la información que posibilite valorar su desempeño de manera integral”.

Por lo tanto, determinó que “el instituto no acreditó los avances en la atención del problema público definido, en la investigación; en la formación de recursos humanos, y en la atención médica de alta especialidad, aunque contribuyó a garantizar el derecho a la protección de la salud de la población, mediante la atención prioritaria de la pandemia ocasionada por la enfermedad del virus SARS-CoV2.

Botón volver arriba