Invasión de jabalíes harta a ciudadanos de Roma.

Familias enteras de jabalíes son vistas todos los días en Roma, cuando grupos de entre 10 y 30 bestias salen de los parques extensos que rodean la ciudad para pasear por las calles.

A lo largo de los siglos, Roma ha sido invadida por galos, visigodos y vándalos, pero la Ciudad Eterna ahora batalla con una fuerza redoblada de naturaleza totalmente diferente: jabalíes en busca de basura. Familias enteras de jabalíes son vistas todos los días en Roma, cuando grupos de entre 10 y 30 bestias salen de los parques extensos que rodean la ciudad para pasear por las calles en busca de comida en los contenedores de basura notoriamente saturados. La publicación de videos de jabalíes en las redes sociales se ha convertido en una especie de deporte, cuando los romanos exasperados capturan a los carroñeros pasando frente a sus tiendas, carriolas de niños o patios de juego.

Conforme Roma se prepara para elecciones locales del próximo fin de semana, la invasión de jabalíes ha sido usada como arma política para atacar a la alcaldesa Virginia Raggi por los problemas graves de recolección de basura de la ciudad. Sin embargo, los expertos afirman que el tema es más complicado y, al menos en parte, lo relacionan con una población en auge de jabalíes. El grupo principal de presión agrícola de Italia, Coldiretti, estima que hay más de 2 millones de jabalíes en Italia. Las autoridades de la región de Lazio, que rodea a Roma, estima que hay entre 5 mil y 6 mil jabalíes en parques municipales, cientos de los cuales abandonan con frecuencia los árboles y la vegetación a cambio del asfalto y contenedores de basura.

Para combatir los números crecientes, Lazio lanzó en 2019 un programa para capturar a las bestias en jaulas de parques para sacrificarlos y, el mes pasado, aprobó un decreto nuevo para permitir la caza selectiva de jabalíes en algunos parques, que hasta ahora estaba estrictamente prohibida. Maurizio Giubbiotti, encargado de los parques en Lazio, dijo que para controlar la situación, la región necesita aumentar el sacrificio de jabalíes de 700 en dos años a al menos un millar al año. En las zonas rurales de Italia, cazar jabalíes es un deporte popular y la mayoría de los italianos puede hacer una larga lista de sus platillos de jabalíes favoritos, incluida pasta pappardelle con salsa de jabalí y cocido de jabalí. Pero los defensores de los derechos de los animales se han opuesto enfáticamente al sacrificio masivo.

Botón volver arriba