¿MORENA CALIENTA MOTORES EN EL EDOMEX?

Con Delfina Gómez Álvarez, Higinio Martínez Miranda y Horacio Duarte Olivares, el partido confía en llegar al 2023 con un triunfo asegurado a la gubernatura.

La conmemoración de los cien años de la creación de la Secretaría de Educación Pública (SEP) tuvo, independientemente de la relevancia del acto, un ingrediente político que destacó, la presencia de los tres más serios aspirantes de Morena a la gubernatura del Estado de México: la titular de la SEP, Delfina Gómez Álvarez; el senador Higinio Martínez Miranda; y el administrador General de Aduanas, Horacio Duarte Olivares.

Si bien el presidente Andrés Manuel López Obrador ha deslizado que su alfil para la contienda mexiquense sería Delfina Gómez, los otros dos que se han mencionado insistentemente, han buscado, de una forma u otra, hacerse ver en el mundillo político pero, sobre todo, en los medios de comunicación.

De facto se considera que los tres texcocanos son serios aspirantes para la contienda en la entidad mexiquense en el 2023.

El 2023 se ve lejano, pero ello no obsta para que Morena “muestre el músculo” pero, sobre todo, refleje que existe unidad entre quienes ser los abanderados.

Hay un denominador común los tres pertenecen al Grupo de Acción Política (GAP), mejor conocido como Grupo Texcoco, que es encabezado por Higinio Martínez Miranda, quien – huelga señalarlo – ha sido promotor político tanto de Horacio Duarte como de Delfina Gómez.

El GAP, es la estructura del Morena más grande en el Estado de México, políticamente hablando.

Otro aspecto que debe tomarse en consideración, es que Maurilio Hernández, actual presidente de la Junta de Coordinación Política en la LXI Legislatura mexiquense, es parte del GAP, donde creció políticamente al amparo de Martínez Miranda.

Yendo por partes. Para muchos, la secretaria de Educación Pública recibió un fuerte respaldo por parte del presidente López Obrador y, por esa razón, se le considera la carta más viable a la elección pues ya en 2017 estuvo a punto de desbancar al PRI de uno de los pocos bastiones que todavía hoy le quedan en este 2021.

Por lo que respecta a Higinio Martínez Miranda, ha reiterado por lo alto que tiene aspiraciones a la candidatura de Morena para la gubernatura del Estado de México, reforzando su actividad y, en un tono mesurado, pero que lleva una fuerte dosis de confianza, asegura que el “próximo gobernador del Estado de México será texcocano”.

Ahora, en el caso de Horacio Duarte Olivares, si bien suena con menos fuerza, es claro que el administrador general de Aduanas es confiable al momento de operar, además de que ha mostrado su eficiencia para las causas de Morena, como el librar al partido de una multa por el llamado Fideicomiso por los Demás, que se abrió en 2017 para ayudar a los afectados por el sismo del 19 de septiembre, pues además de ser representante de Morena ante el INE se encargó de la defensa del partido en este esquema de recolección de recursos.

Aquí hay un punto que puede ser definitorio, independientemente de lo que diga o haga cada uno de los antes mencionados: cumplir con los criterios de paridad.

Es decir, en el 2023, además del Estado de México, también se renovará la gubernatura de Coahuila, por lo que las fuerzas políticas estarían obligadas a postular a un hombre y una mujer por estado para cumplir con dicha norma.

Por lo pronto, es claro que Morena muestra el músculo y tienen confianza en que en el Estado de México el partido llegue a gobernar… de la mano de un texcocano.

Botón volver arriba