MERCADO PERVERSO DESAPARECERÁ CON LA REFORMA ENERGÉTICA: NAHLE

La titular de Energía sostiene que la reforma eléctrica no expropiará a privados pero sí cancelará contratos con la Comisión Federal de Electricidad.

De aprobarse, la reforma eléctrica no expropiará “ni un tornillo” al sector privado de México, pero sí cancelará los “contratos ventajosos” con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), explicó Rocío Nahle, secretaria de Energía.

En entrevista la funcionaria detalló que con la reforma 54 por ciento de la generación de electricidad estará en manos de la CFE y 46 por ciento correrá a cuenta de los privados.

“Los privados van a seguir generando, van a seguir en el mercado, no se les va a expropiar ni un solo tornillo; ellos tienen sus plantas”, destacó.

Nahle García argumentó la necesidad de la reforma eléctrica en que se encontraron múltiples vicios dentro del sector privado, como un mercado eléctrico paralelo y la venta de energía sin tener permiso de suministro básico.

Agregó que con productores independientes la CFE está obligada a comprar electricidad, por 20 años y a un precio fijo.

“Esto cuesta a todos porque termina siendo una subvención, un apoyo, un subsidio para todos estos generadores, y hay un mercado perverso, es perverso el mercado eléctrico que hay hoy en México”, criticó.

Denunció que a diario, a las 8:00 horas, inicia una subasta eléctrica en la que a final del día se pagan las cotizaciones más caras a los generadores de energías intermitentes (renovables) pese a haber tarifas baratas.

Nahle dijo que la reforma de 2013 ha generado un desbalance energético en el que “le cargan muchísimo la mano” a la CFE, que este año ha comprado 200 mil millones de pesos en electricidad, al tiempo que ha sacrificado 215 mil millones de pesos por tener sus plantas fuera de operación.

De esta forma, subrayó la funcionaria, la reforma eléctrica traerá ordenamiento en el mercado y seguridad energética.

Detalló también que actualmente la CFE produce 38 por ciento contra 62 por ciento de los privados, cuando a inicios del sexenio producía 54 por ciento de la luz.

La disminución de la generación, según explicó la secretaria de Energía, se debió a las subastas eléctricas y a la entrada de las centrales que obtuvieron permisos en el sexenio anterior, lo que derivó en “estrés mecánico” para la CFE al detener plantas e hidroeléctricas.

Cuestionada sobre los contratos, Rocío Nahle adelantó que se cancelarán para crear un mercado con tarifas justas, pues acusó que inclusive en el sector privado hay competencia desleal.

Las cancelaciones, subrayó, no derivarán en multas y sanciones.

En vez de contratos habrá un despacho y competencia diaria entre el sector privado, una especie de subasta, tal y como se maneja en otros países.

Con la reforma eléctrica, una vez que la CFE active sus máquinas y plantas hidroeléctricas comprará menos electricidad para subir su nivel de producción hasta el 54 por ciento pactado.

Por último, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) pasará a ser un órgano regulador de la Secretaría de Energía, con el objetivo de devolver la planeación de 52 mil megawatts hasta 2024, que como órgano autónomo elevó a 132 mil MW.

Botón volver arriba