VIEJAS CENTRALES OBRERAS ¡EN CAÍDA LIBRE!

Todos los sindicatos tienen hasta el 2023 como fecha límite para legitimar los Contratos Colectivos de Trabajo mediante el voto libre y secreto, lo que propiciará que las organizaciones sindicales sin representatividad desaparezcan.

A lo largo de su historia moderna, en México las dirigencias sindicales se han eternizado, con “representantes de los trabajadores” enquistados en el poder sindical, desde donde no han tenido empacho para enriquecerse a costa de las cuotas de los trabajadores.

Por tal razón, adquiere importancia la Reforma Laboral lanzada en el 2019, la cual habilita la intervención activa de los trabajadores y les otorga poder para participar en los procesos de democracia sindical, con lo que en el 2023 se acabará con todas esas viejas Organizaciones que por décadas han dañado al trabajador.

Además, debe atenderse al hecho de que la Reforma Laboral permitirá una modernización del mundo del trabajo a partir del surgimiento de nuevos liderazgos sindicales electos democráticamente y la creación de nuevas centrales obreras o gremiales.

Entre lo positivo del nuevo marco legal, destaca que se eleva a rango constitucional la contratación colectiva y se obliga a los líderes sindicales a poner a consideración de los trabajadores el contenido de los Contratos Colectivos y que sean votados por todos.

Es decir, la Reforma Laboral traerá una nueva era en el sindicalismo mexicano y de manera trascendente se tendrá una nueva perspectiva con respecto a los Contratos Colectivos de Trabajo (CCT), ya que los trabajadores podrán decidir, a través del voto personal, secreto y universal, si quieren pertenecer a un sindicato o no, a lo que se suma que ya no sólo será votado por la Comisión Revisora, sino que deberá ser puesto a consideración de los agremiados para aprobarlo o rechazarlo.

En este sentido, es necesario destacar que la secretaria del Trabajo del Gobierno de México, Luisa Alcalde Luján, ha resaltado que el 85% de los Contratos Colectivos de Trabajo que existen en México son de “protección” o “blancos”; es decir, que han sido firmados entre los líderes de éstas viejas centrales obreras y los patrones a espaldas de los trabajadores. “Los contratos de protección promueven el chantaje y la extorsión, además de ser inhibidores de los verdaderos representantes de los trabajadores, de ahí la importancia de que se lleven a cabo los procesos de legitimación”.

Alcalde Luján destacó que la legitimación es un proceso que garantiza la existencia de contratos que cuentan con el respaldo de los trabajadores a sus sindicatos, que garantiza también la libertad y democracia sindical, sobre todo, y se constituye en la llave a la negociación colectiva auténtica.

Subrayó que la reforma del primero de mayo tuvo como antecedente la necesidad histórica de contar con herramientas para transitar hacia otro modelo laboral más equitativo y justo, producto de la reforma constitucional y del T-MEC. Por ello, sostiene, es obligatorio que todos los contratos colectivos en México, cerca de medio millón, deben pasar por el proceso de consulta.

Es necesario puntualizar que en México hay alrededor de 580,000 contratos colectivos, de los cuales – de acuerdo a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social – el 85% no pasará la prueba, porque se firmaron sin la participación de los trabajadores, es decir, son de protección, mientras que los que se negocien con las nuevas reglas establecidas por la Reforma Laboral, como el voto personal, libre, directo y secreto, no requieren ser legitimados.

Desde que se aprobó la Reforma Laboral, en mayo de 2019, se han legitimado 593 contratos colectivos de trabajo a nivel federal; y se han desarrollado 1,332 consultas laborales, en beneficio de 190,655 trabajadores.

Cabe aclarar que la Reforma Laboral fijó el 2 de mayo de 2023 como fecha límite para que todos los sindicatos en el país realicen la legitimación de sus contratos colectivos.

La Reforma Laboral mexicana que entró en vigor en 2020, necesitará tres años para implementarse por completo.

La Reforma Laboral en México supone la transformación más importante en los últimos 100 años en el mundo del trabajo en el país. Sin duda, todavía es pronto para conocer el impacto de estos cambios en las relaciones laborales del territorio mexicano. Pero aun así, estamos ante un cambio de paradigma.

 

Botón volver arriba