DIVIDIDO EL PRI POR EL TEMA DE LA REFORMA ELÉCTRICA

4 ex presidentes nacionales coinciden que votar por la reforma eléctrica del presidente AMLO significaría “la extinción” del partido y le responden que “no tomarán en cuenta su opinión”.

Las advertencias de cuatro ex presidentes del PRI – Dulce María Sauri Riancho, Manlio Fabio Beltrones, Pedro Joaquín Coldwell y Enrique Ochoa Reza – no fueron tomadas de la mejor manera por la actual dirigencia del tricolor.

Los ex presidentes del partido aseguraron que la reforma eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador representa un regreso al pasado, por lo que votar a favor de ella, podría implicar la extinción del partido y, como respuesta, la actual dirigencia nacional del PRI aseguró que, aunque tomarán en cuenta la opinión de los ex líderes del partido que se pronunciaron en contra de la reforma eléctrica del Ejecutivo federal, ésta no será decisiva en la decisión que tomen en torno a la misma.

El presidente del partido, Alejandro Moreno, aseguró que son bienvenidos todos los puntos de vista en torno a la iniciativa de reforma constitucional, pero advirtió que la decisión respecto a la misma será producto del consenso y la reflexión profunda.

Moreno aseguró que considerarán los puntos de vista de los ex dirigentes del partido, pero insistió en que el objetivo en este momento es contrastar ideas, argumentos y datos para tomar la decisión que más convenga a las familias y a los sectores productivos del país.

En tanto, la secretaria general del PRI, Carolina Viggiano, indicó que a pesar de que le han hecho acta de defunción al tricolor en diversos procesos electorales desde el año 2000, el partido está lejos de la posibilidad de extinguirse.

“Yo he escuchado que le hacen acta de defunción al PRI, en el 2000, en el 2018, ahora mismo, siempre escucho eso y yo creo que no, yo creo que hoy somos un partido importante, somos un partido que importa la decisión que vamos a tomar”, sostuvo.

En entrevista, la también diputada federal dijo: “creo que está bien, a mí me parece sano que lo hagan, me parece correcto, son personas a las que respetamos y seguramente habrá otros que hagan lo propio en su momento (…) ellos no son dueños del debate, nadie es dueño de la verdad, nosotros vamos a debatir”, puntualizó.

La legisladora reconoció que si bien la reforma energética de 2013 implicó costos políticos y electorales para su partido, hoy este no sólo es fuerte sino que su decisión será decisiva.

“No comparto que vayamos a extinguirnos, ellos han sido parte, pues en 2018 nos fue muy, muy mal, y veníamos de las reformas que defendimos enormemente muchos entonces”, expresó.

Cabe mencionar que los cuatro líderes hicieron un llamado a los legisladores priistas a votar en contra de la iniciativa presidencial que no dudan en calificar como una contrarreforma que pone en riesgo el medio ambiente, la competitividad, la calidad de los servicios y que causaría millonarias pérdidas económicas al país.

Botón volver arriba