«Como en Disney»: Princesa japonesa renuncia a su familia para casarse con plebeyo

La princesa Mako, sobrina del emperador Naruhito dejará su nombre real y tomará el apellido de su esposo.

Tal y como si se tratara de una nueva película de Disney, en Japón, la princesa japonesa Mako, sobrina del emperador Naruhito, renunció a la familia real luego de decidir casarse con un plebeyo con el que estudió en la Universidad.

Al casarse con Kei Komuro, Mako perdió su condición real y adoptó el apellido de su esposo, la primera vez que ha tenido apellido. La mayoría de las mujeres japonesas deben abandonar sus apellidos al casarse debido a una ley que requiere que los matrimonios utilicen sólo uno.

«Para mí, Kei-san no tiene precio. Para nosotros, nuestro matrimonio fue una decisión necesaria para vivir de acuerdo a nuestros corazones», dijo Mako en una conferencia de prensa televisada, en la que empleó un término de respeto para su esposo.

Komuro respondió: «Amo a Mako. Sólo tengo una vida y quiero pasarla con alguien a quien amo». Expresó su esperanza de que Mako y él pudieran compartir sus sentimientos y animarse en tiempos felices y difíciles.

«Confío en tener una cariñosa familia con Mako-san y seguiré haciendo todo lo que pueda para proveer para ella», dijo.

Mako de 30 años de edad se unió en matrimonio con Komuro la mañana de este martes en una ceremonia discreta, la pareja se conoció en la Universidad Internacional Cristiana de Tokio cuando anunciaron en septiembre de 2017 que pretendían casarse al año siguiente. Sin embargo, dos meses después surgió la disputa financiera y se suspendió la boda.

Komuro, de 30 años, se marchó a Nueva York en 2018 a estudiar derecho y no regresó a Japón hasta el mes pasado. Su pelo, largo y en una coleta, se percibió como una decisión osada para alguien que iba a casarse con una princesa en la tradicionalista familia imperial, y no hizo más que aumentar las críticas.

Mako había renunciado a la dote de 140 millones de yenes (1.23 millones de dólares) a la que tenía derecho por abandonar la familia imperial, según funcionarios de palacio. Es la primera integrante de la familia imperial desde la II Guerra Mundial que no recibe el dinero al casarse con un plebeyo, y decidió hacerlo por las críticas por su boda con un hombre al que algunos consideraban inadecuado para la princesa.

Ahora que se han unido en matrimonio, la pareja ha determinado partir con dirección a Nueva York, donde iniciarán con una nueva vida.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba