Se le acabó el tiempo: juez exige a Lozoya que se presente al juzgado

El ex director de Pemex había solicitado previamente una nueva prórroga para reunir pruebas del caso Odebrecht.

Todo tiene un límite y parece que en el caso de Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), ya rebasó cualquier medida, por lo que tendrá que presentarse de forma física a su audiencia de este miércoles 3 de noviembre, por exigencia de un Juez.

Antes de la determinación del juzgador, Lozoya Austin había solicitado una nueva prórroga para poder defenderse de las acusaciones que pesan en su contra sobre la presunta comisión de los delitos de operaciones con recursos de recursos ilícitos y asociación delictuosa en el caso Odebrecht, lo cual suma la sexta vez que el ex funcionario pide una prórroga para el cierre de la investigación complementaria.

Ante ello, la Fiscalía General de la República (FGR) se opuso y solicitó al Juez declarar cerrado el plazo para la pesquisa y poder así formular la acusación contra el imputado y pedir la apertura de un juicio en su contra ante la posibilidad de que ya no haya más pruebas pendientes de reunir. Emilio Lozoya Austin fue detenido el 12 de febrero de 2020 en la española Costa del Sol, en la provincia de Málaga, por su presunta participación en la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht y llegó extraditado el 17 de julio a México, donde la Fiscalía General de la República lo acusó de recibir 10.5 millones de dólares de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht para la campaña de Peña Nieto.

El 28 de julio de 2020, el ex funcionario fue vinculado a proceso por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita y le fue retirado su pasaporte, y de esta manera dio formalmente inicio a un juicio histórico que se extiende sobre una parte importante de la clase política.

Lozoya Austin sigue su proceso penal en libertad. Un Juez ordenó que se le colocara un brazalete para no mantenerlo en la cárcel. La misma Fiscalía no solicitó prisión preventiva. Pero parece que las contemplaciones acabaron.

Botón volver arriba