DE DICHOS, HECHOS Y CONTRAHECHOS

Por Luis Pinal Da Silva

Paco Ignacio Taibo II decidió romper esquemas no escritos y determino que la mejor forma de apoyar a su movimiento era anunciarles que también a ellos, a Morena, se los van a chingar.

Taibo II subió a las redes sociales su incendiario mensaje a camaradas, dirigentes, legisladores, adversarios y todo lo que se le ocurrió.

Si bien el escritor es un descontrolado verbal, esta vez no estuvo tan desatinado en sus diagnósticos expuestos en el Consejo Nacional de Morena.

Ahí, a los diputados y senadores de Morena les recetó la siguiente reflexión (cita textual): “Si alguien ignora esto, ¡no sé dónde chingados está viviendo! Pregúntenle a la gente, te van a decir: Morena está en gresca permanente por la obtención de cargos, elige a sus candidatos de maneras muy discutibles”.

La conclusión de Taibo II no tiene desperdicio: “¿Qué tenemos en realidad? Un partido cargado de desprestigio”. Al menos la mitad del país está por primera vez de acuerdo con el escritor.

Taibo II describió a Monreal como traidor, por decir los menos: “No sé si sigue siendo miembro del partido el insigne activista permanente en las luchas internas y las grillas como Monreal”.

Mario Delgado se hacía chiquito por minutos y no veía la hora de que Taibo terminara su locura, pero Paco, encendido, se lo puso claro: “Mario, tengo que decirlo claro, ¿o tú ves un partido que yo no veo por ningún lado? Y lo que dicen ahí es, ¿cuál partido?, ¿dónde está? No hay posiciones claras de nada y no podemos ser un partido que propone democracia cuando no la practica”. ¿Mejor descripción de Morena?, imposible.

Y decidió rematar al pobre Mario: “Si no entiendes qué piensa el país de Morena, renuncia, no hay bronca, súmate a lo que puedas hacer”.

Por su parte John Ackerman, tomando partido por Taibo II, se unió a la guerrilla morenista y se fue contra Bertha Luján – mamá de la secretaria del Trabajo – a quien calificó de lamentable.

Total, una muy fraternal reunión. ¿Alguien duda de que Morena está un tanto cuanto descompuesto? Cómo no recordar aquella incendiaria frase de Taibo II: “¡Se las metimos doblada camaradas!”. Vaya que así fue.

Dignos herederos de aquellos desertores del PRI – a excepción de Cárdenas y otros pocos – que fundaron ese esperpento de dizque izquierda llamado PRD, tan flamígero en sus inicios y tan absurdo en su final.

Los actuales dirigentes de Morena – desertores a su vez del PRD – están paralizados ante una realidad innegable: la popularidad de Andrés Manuel López Obrador y su carisma no tienen relación alguna con su movimiento. Taibo II lo ve venir muy claro.

¿Qué va a pasar con todos los personajes que hoy se ven candidatos a gobernadores, senadores, diputados o Presidente y que serán descartados de Morena, que no tiene ni disciplina ni contención? Se van a hacer pedazos unos a otros.

La autoridad de López Obrador, conforme pasa el tiempo, se irá diluyendo en un mar de ambiciones personales, traiciones y deserciones. ¿Dónde terminarán Monreal y Ebrard? Taibo II lo sabe desde hoy. Fuera de Morena y postulados por otras fuerzas políticas. Así lo quiso el Presidente al jugar a las corcholatas.

Muchos de estos actores políticos saben que no serán abanderados de Morena. Y ya no les importa. Retan frontalmente al régimen, y van a participar con Morena, sin Morena y a pesar de Morena.

Botón volver arriba