Kiko Martínez tiene claro el momento del adiós al boxeo

Kiko Martínez luce con orgullo su cinturón de campeón del mundo conquistado el pasado sábado, en Sheffield, Reino Unido, ante el ídolo local Kid Galahad.

Su mayor orgullo ha sido demostrar en el ring al mundo del boxeo que “no es un ningún viejo” al noquear al inglés en el sexto asalto del combate y a sus 35 años de edad está en la cima del boxeo mundial y, para muchos, comparte escalafón con Javier Castillejo como mejor boxeador español de la historia, tras ganar un Mundial en dos pesos distintos.

“En un año me retiraré. Ya no habrá más Kiko Martínez. Un año más de boxeo de competición y se acabó”, desvela el campeón del mundo de la IBF en el peso pluma.

Esta no es una decisión tomada en caliente tras conquistar el centro mundial hace unos días. Es una decisión meditada desde hace tiempo. Un año más. Y en su cabeza ya está instalada la hoja de ruta:

“Me gustaría hacer dos defensas del título mundial e irme como campeón del mundo. Un campeón del mundo no puede estar peleando cada tres meses. Hablamos de una defensa en marzo o abril y si sale bien ya la última para después del verano”, especifica.

“Seguiré entrenándome. Yo siempre seré un atleta”, asegura. Y profesionalmente también tiene su camino claro: “Seré entrenador, me formaré e intentaré ser el mejor entrenador del mundo”.

 

Botón volver arriba