Alcalde de Toluca se irá con el repudio de los toluqueños y dejará el municipio con una deuda de más de 1,000 millones

El presidente municipal de la capital mexiquense se irá con el repudio de los toluqueños y una deuda de mil millones 169 mil 409 pesos.

Juan Rodolfo Sánchez Gómez pasó de ser una alternativa de gobierno, a una pesadilla para los 910 mil 608 habitantes del municipio de Toluca.

A pesar de las poses adoptadas por el Presidente Municipal de Toluca, las afirmaciones de Sánchez Gómez carecen de sentido y, sobre todo, dejan en claro que su administración condenó a la capital del Estado de México a sumirse en la mediocridad.

Muchos son los ejemplos, pero baste señalar que sus compromisos han sido de papel, y sin remordimiento alguno, ha dejado sin recursos lo mismo a trabajadores – tanto de planta como eventuales -, que a gran número de proveedores que, a pesar de cumplir en tiempo y forma con los trabajos y acciones contratadas por las diversas dependencias del Ayuntamiento, ahora no logran que Sánchez Gómez dé la cara, pero sobre todo, les pague.

Al inició del 2021, estalló la bomba, al conocerse que el Ayuntamiento de Toluca se había quedado sin dinero para pagar nada. La falta de liquidez generada por altos pasivos, pagos de salarios, laudos laborales y juicios que, hasta marzo de este año, representaban compromisos por cerca de mil 300 millones de pesos, de los cuales, la deuda pública era superior a los 254 millones, dejó de relieve el mal manejo administrativo y financiero.

Ello llama la atención por el hecho de que el Congreso del Estado de México aprobó para Toluca un Presupuestos de Egresos 2021 de 5, 772, 882,067.00 pesos (Cinco mil setecientos setenta y dos millones, ochocientos ochenta y dos mil sesenta y siete pesos) de los cuales 2,737’594,179.62 (dos mil setecientos treinta y siete millones, quinientos noventa y cuatro mil ciento setenta y nueve pesos con sesenta y dos centavos) se destinaron al capítulo 1000 de servicios personales, para cubrir sueldos, pagos a proveedores y prestadores de servicios. Es decir, se contaba con recursos suficientes para evitar problemas.

Los timbres de alerta empezaron a sonar cuando el presidente municipal Juan Rodolfo Sánchez Gómez, afirmó que no se podían efectuar pagos porque las administraciones pasadas le dejaron una deuda no registrada de poco más de 600 millones de pesos a proveedores y conceptos que no se informaron adecuadamente.

De acuerdo a datos de la Cuenta Pública 2018, en su apartado Estado Analítico de la Deuda y otros Pasivos del Ayuntamiento de Toluca – que consta de 170 cuartillas -, al término de la administración de Fernando Zamora Morales la municipalidad tenía una deuda de 424 millones 204 mil 781 pesos. Pero Sánchez Gómez sostiene que el adeudo registrado y el no registrado, supera los más de mil millones de pesos y que heredó 360 millones de pesos en adeudo a proveedores.

En información más actualizada del sitio Información Fiscal del Ayuntamiento de Toluca, al 30 de septiembre del año en curso los pasivos son del orden de los 1, 203, 614,027.49 (mil doscientos tres millones seiscientos catorce mil 27 pesos con cuarenta y nueve centavos); en cuanto al pago de proveedores a corto plazo, el adeudo suma 754, 667,287.55 (setecientos cincuenta y cuatro millones seiscientos sesenta y siete mil doscientos ochenta y siete pesos con cincuenta y cinco centavos).

El lunes 29 de marzo del año en curso, se evidenció en la conferencia matutina del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, un caso de corrupción por el arrendamiento de patrullas de Toluca. Juan Rodolfo Sánchez Gómez gastó 214 millones de pesos más de lo declarado públicamente por el arrendamiento de sus patrullas, por lo que los toluqueños tuvieron que pagar cientos de millones de pesos por la renta de patrullas que ni siquiera se quedarán en la policía y están abandonadas en varios sitios del territorio municipal.

Iniciaba el principio del fin de Sánchez Gómez, quien a través de personeros de diversas áreas del Ayuntamiento, defraudaron a centenas de proveedores, a muchos de los cuales les aseguraron que los acuerdos de palabra – contratos verbales como lo manejaron -, se cumplirían, lo cual jamás sucedió.

ACUMULANDO DEUDAS

Juan Rodolfo Sánchez Gómez se irá del gobierno municipal el último día de diciembre y dejará una deuda de mil millones 169 mil 409 pesos.

Hay que destacar que durante los años 2020 y 2021 el Ayuntamiento de la capital del Estado de México contrató siete créditos a corto plazo, a pagar en un término máximo de un año para “solventar la falta de liquidez”, los cuales suman más de 707 millones de pesos.

En junio del 2019 la deuda pública ascendía a 50.3 millones de pesos por dos créditos adquiridos con la banca comercial, pero con la pandemia, en 2020, Toluca hizo varias contrataciones que sumaron más de 700 millones de pesos; además se contrataron siete créditos a corto plazo: uno en enero del 2020 por 100 millones de pesos con Financiera local S.A. de C.V. SOFOM ENR; para marzo se contrató otro por 93 millones con la misma financiera.

En agosto se gestó el tercer crédito por 64 millones de pesos, también con Financiera local, del cual aún debe 23.2 millones de pesos.

Para diciembre sumó un crédito más por 257 millones 550 mil pesos con Banca Mifel S.A. de C.V. Institución de Banca Múltiple, Grupo Financiero Mifel y adeuda 154.5 millones de pesos.

Para marzo del 2021, el Ayuntamiento de Toluca volvió a contratar endeudamiento ahora por 90 millones de pesos con Financiera local S A. De C. V.

Debe mencionarse que los créditos fueron adquiridos sin aval de la Legislatura local por tratarse de obligaciones a corto plazo y deberán solventarse al concluir esta administración.

LA PARTICIPACIÓN DEL TESORERO

En este tinglado, aparece el nombre del Maestro en Auditoría, Eduardo Segura García, tesorero de la comuna en la capital mexiquense y quien, en voz de algunos proveedores afectados, habló antes de la elección para pedirles que firmaran ya, contratos 2021, y una vez que ganara su jefe habría dinero suficiente para sentarse a platicar de cómo se les pagaría, incluso a algunos de ellos les deslizó, la posibilidad de un bono si les apoyaba y las cosas salían mejor. Se trataba de “acuerdos verbales” que tanto se estilaron en la presente administración municipal.

Pero nada de eso ocurrió y, ahora, simple y llanamente no hay dinero. Alguien muy cercano al funcionario, dio a conocer que trabajan a marchas forzadas para tratar de “arreglar” el uso de recursos etiquetados en rubros diferentes.

Con uno de los empresarios locales que mantienen adeudos del 20 y 21, el propio Segura García le pidió firmara un contrato de este año y una vez que gane Juan Rodolfo se sentaban para ponerse de acuerdo en cómo le irían pagando, lo cual no fue aceptado.

Aquí es prudente señalar que en Toluca, la asignación del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal (FORTAMUN) para 2021 fue, de acuerdo a la Gaceta de Gobierno del 29 de enero de 2021, de 644 millones 230 mil 762.61, mientras que para el Fondo para la Infraestructura Social Municipal (FISM) se destinaron 158 millones 432 mil 673.38 pesos.

Pero hubo más, para el Fondo Estatal de Fortalecimiento Municipal (FEFOM), que se aplica para el fortalecimiento, principalmente de la infraestructura y su equipamiento de los municipios, para Toluca, el monto asignado, como lo indica la Gaceta de Gobierno, fue de 58 millones 779 mil 893.76.

Los ingresos se dan al municipio a partir de un calendario de ingresos que señala, mes con mes, por rubro, los montos que serán recibidos.

Todo ello da una idea del desaseo de la administración municipal encabezada por Juan Rodolfo Sánchez Gómez, que, pese a contar con recursos suficientes, decidió no utilizar los recursos – etiquetados para ello – para el pago de los cadetes que contrató y después les corrió, ni a los trabajadores no sindicalizados que se encuentran en una situación desesperada.

Botón volver arriba