DE CARA AL FUTURO

Por Luis Pinal Da Silva

Claudia Sheinbaum Pardo, aunque lo niegue, está en una carrera desenfrenada hacia la Presidencia y conforme pasan los días acelera el paso, por aquello de que penden en su alforja la derrota de la mitad de las alcaldías de la Ciudad de México en junio.

Y aunque pareciera un contrasentido, ella utiliza el manual que crearon los priistas para construir candidaturas.

La contienda por la candidatura de Morena es una lucha abierta, como se puede apreciar con los otros que también buscan la candidatura, como Marcelo Ebrard, que la semana pasada celebraba la “extraordinaria” cumbre entre los líderes de América del Norte y el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, atrajo reflectores al invitar al campeón mundial de boxeo, Saúl “El Canelo” Álvarez, a la cámara alta para convertir aquello en una borrachera de legisladores enajenados.

El objetivo de ambos se logró, ya que captaron la atención de la opinión pública.

Sheinbaum parecía haber quedado rezagada en esta carrera, pero este domingo, en el suplemento de El País, apareció su fotografía en la portada, inmaculadamente vestida de blanco, en su despacho y con la mirada hacia la Plaza de la Constitución. El título fue explícito: “Claudia Sheinbaum y el futuro de México”.

Este despliegue coincidió con la reciente visita que hizo uno de los grandes accionistas de PRISA, el conglomerado propietario de El País, al Presidente, para hablar sobre los problemas que han tenido en Radiópolis, donde tienen la mitad de las acciones que transmite algunos noticieros críticos al gobierno en la W , con sus socios tabasqueños, quienes después de esa conversación tuvieron problemas legales.

El guiño al Presidente, si así hubiera sido, lo aprovechó Sheinbaum al recibir a El País, otro de los periódicos que de manera regular es objeto de linchamiento en Palacio Nacional para sus objetivos promocionales.

Recientemente publicó una colaboración en The Economist, el semanario británico con mayor influencia entre políticos y empresarios del mundo, que pareció extraña para los estándares editoriales de la revista, porque se limitó a escribir un resumen ejecutivo de su informe de gobierno.

Haber aceptado escribir para una publicación constantemente atacada por el Presidente y sus legiones de fanáticos, fue un acierto.

Sheinbaum ha asumido de manera dogmática las posiciones de López Obrador, sus frases y hasta sus pleitos. Si López Obrador precipitó la sucesión presidencial, es el argumento, es porque sabía que a Sheinbaum, si no cambiaba la dinámica de la carrera hacia Palacio Nacional, no tendría tiempo para crecer.

La jefa de Gobierno ya capturó también el ojo, en este caso crítico, de la prensa extranjera por las acciones que ha emprendido. La semana pasada, Los Angeles Times, el periódico regional más importante de Estados Unidos, publicó un despacho sobre la “tarjeta Claudia”, refiriéndose al programa para más de un millón alumnos de primaria para que reciban apoyos mensuales y descuentos para actividades culturales y deportivas. “La próxima elección presidencial de México está a más de dos años y medio de distancia, pero una candidata potencial, ya está siendo acusada de hacer trampa”, apuntó el diario.

 

 

Botón volver arriba