Guardia Nacional sin pacificar el país, pero con aumentos en su presupuesto

Entre 2020 y 2022, los recursos de la Guardia pasaron de 3,842 a 62,825 millones de pesos, sin embargo, en ese tiempo los homicidios dolosos se mantienen a la alza.

A prácticamente 30 meses de su creación, la Guardia Nacional no ha logrado incidir en la pacificación del país y en la reducción sustantiva de los homicidios dolosos, sin embargo, su presupuesto ha tenido un incremento de 1,535% entre 2019 y 2022, el 44% de los recursos que recibió la Policía Federal en 10 años de operación.

Como presidente electo, Andrés Manuel López Obrador anunció la creación de la Guardia Nacional para combatir la violencia e inseguridad en el país. Aunque su despliegue se realizó antes de que fueran aprobadas sus leyes reglamentarias, su operación formal data de junio de 2019.

Desde esa fecha, los homicidios dolosos se mantienen en los mismos niveles, previo a su creación y puesta en operación 29 meses atrás, pero el presupuesto ha tenido aumentos significativos.

El primer presupuesto que se le aprobó a la Guardia Nacional, que comanda el general Luis Rodríguez Bucio, fue en 2020 y ascendió a 3,842 millones de pesos (mdp). Para 2021, este pasó a 35,671 mdp y para 2022 sus recursos serán de 62,825 mdp. En tres años, la Guardia Nacional ha tenido un incremento de 1,535%.

En lugar de aportar más recursos a la Guardia Nacional, que tiene una integración hasta 90% militar, se debió destinar recursos para fortalecer a las policías municipales y estatales, por las que atraviesa la pacificación de país.

“Detectamos que cada vez se está fortaleciendo no solo a la Guardia Nacional, sino la visión de militarización, que no es desde esta administración, sino que ya lleva tiempo el darle más poder a las fuerzas armadas, pero que evidentemente se ha exacerbado mucho desde 2018”, advierte Genaro Ahumada García, investigador de Causa en Común.

En julio pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que esa corporación contaría con 50,000 millones de pesos más para buscar su consolidación.

Miguel Garza, director ejecutivo del Instituto para la Seguridad y la Democracia AC (Insyde), argumenta que parte de los recursos que recibirá la institución para su operación será para la construcción de cuarteles, los que en su percepción están siendo bien ubicados.

“Algo positivo es que colocan los cuarteles en lugares de alta incidencia delictiva, eso no se había hecho. Poner instalaciones policiales en lugares de alta peligrosidad ayuda porque genera un efecto disuasivo del delito”, refiere.

La meta de gobierno federal es la construcción de 248 cuarteles, de los que hasta ahora 207 ya fueron edificados y 41 más están en construcción.

Pero también parte de los recursos será para la contratación de más elementos. Aunque inicialmente la meta era que esa institución estuviera integrada por 100,000 hombres y mujeres, el presidente dijo recientemente que se busca llegar a 140,000 efectivos.

Botón volver arriba