Endurecen diputados penas y multas a quien induzca a menores a cometer delitos

El proyecto legislativo fue dictaminado el pasado 2 de diciembre y hasta este martes fue sometido a votación del pleno que dio su respaldo de manera unánime.

La comisión de Procuración y Administración de Justicia aprobó reformas al Código Penal del Estado de México para agravar las sanciones a quienes induzcan a menores a cometer delitos y quienes los contraten en establecimientos donde se expenda, preponderantemente, bebidas alcohólicas.

El delito de asociación delictuosa o pandilla será sancionado con penas de 5 a 10 años de prisión y de 500 a 2 mil días de multa, pero si la finalidad es cometer delitos graves se incrementa en una tercera parte.

Por fabricar y traficar armas prohibidas serán 5 a 10 años y de 300 a mil 500 días de multa. Por realizar actos eróticos o sexuales, exhibiciones corporales y lascivas, ya sea de manera pública o privada también se considera la misma pena y de mil a 4 mil días de multa.

Mientras que, a quien emplee, incluso de manera gratuita, a personas menores de 18 años o que no tengan la capacidad de comprender el significado del hecho o de resistirlo, utilizando sus servicios en lugares o establecimientos donde preponderantemente se expendan bebidas alcohólicas o sustancias tóxicas para su consumo inmediato o en lugares que por su naturaleza sean nocivos para el libre desarrollo de su personalidad o para su salud, se le condenará de 2 a 4 años y de mil a 5 mil días multa, así como el cierre definitivo del establecimiento.

El proyecto legislativo fue dictaminado el pasado 2 de diciembre y hasta este martes fue sometido a votación del pleno que dio su respaldo de manera unánime.

La diputada de Morena, Yesica Rojas Hernández, argumentó que las nuevas sanciones se impusieron tras una análisis y estudio a fondo que se tuvo al seno de comisiones legislativas, donde, incluso, hubo participación de autoridades de la Fiscalía General de Justicia (FGJEM).

Citó que en la última década se ha dado un incremento delictivo en la entidad mexiquense y la seguridad es una deuda pendiente con la sociedad, víctima de las organizaciones criminales y de los delincuentes que actúan en los distintos sectores y aprovechan, sobre todo, la vulnerabilidad y pobreza de la población.

Evaluó que hay una generación de jóvenes que creció en un ambiente de guerra contra el narcotráfico y que han tenido un papel protagónico como víctimas y victimarios, sobre todo, como resultado de la pobreza, marginación e impunidad siendo parte de una población lastimada y descuidada en las prioridades públicas.

 

Botón volver arriba