«Fuego en la trinchera»: Por accidente, hombre se entierra un proyectil de mortero en el recto.

"Auch", La munición solamente tenía 17 centímetros de largo y seis de ancho.

En Reino Unido, los médicos del hospital Real de Gloucestershire se llevaron una sorpresa al recibir a un paciente desafortunadamente se había introducido un proyectil de mortero en el recto, algo que si bien no fue «taaaaaan» peligroso, sin duda alguna fue doloroso.

El paciente, cuya identidad no fue revelada declaró que el desafortunado momento ocurrió cuando se encontraba limpiando su colección de objetos de la Segunda Guerra Mundial, en un momento este perdió el equilibrio y cayó sobre el proyectil que con una longitud de 17 centímetros de largo y seis de ancho, estuvo a punto de destrozarle las entrañas.

El artículo ya había sido retirado por los médicos cuando llegó el escuadrón de bombas, agregó el portavoz, y el EOD confirmó que “se siguieron los protocolos de seguridad relevantes para garantizar que no hubiera ningún riesgo para los pacientes, el personal o los visitantes en ningún momento. El proyectil ‘no estaba vivo’ y por lo tanto, no era un peligro para el público”, recupera ‘Insider’.

Botón volver arriba