YouTube no se va de Roku

Google y la plataforma de streaming lograron llegar a un acuerdo de “varios años” para mantener el servicio a los usuarios.

Después de una polémica que duró meses, YouTube y Roku anunciaron un acuerdo de varios años para poner fin a su batalla por acusaciones de conducta anticompetitiva y que amenazaba con despojar al servicio de streaming de decenas de millones de dispositivos de televisión.

“Roku y Google han acordado una prórroga de varios años tanto para YouTube como para YouTube TV”, según el anuncio de las empresas en Twitter. “Este acuerdo representa un desarrollo positivo para nuestros clientes compartidos, haciendo que tanto YouTube como YouTube TV estén disponibles para todos los streamers de la plataforma Roku”.

Google, propietaria de YouTube, y la plataforma de streaming Roku se habían enfrentado públicamente desde abril por las condiciones técnicas y financieras para distribuir la aplicación estrella de YouTube y su servicio YouTube TV. En este sentido, Roku se había opuesto a lo que calificaba de condiciones injustas, pues se favorecía a YouTube en los resultados de búsqueda y la de actualizar su hardware.

YouTube, por otra parte, había descrito sus esfuerzos como favorables al consumidor y dijo que Roku era quien estaba utilizando su poder de mercado para forzar un acuerdo más ventajoso.

Roku retiró la aplicación YouTube TV de su tienda de canales después de que expirara el acuerdo para esa aplicación en abril. YouTube, que cuenta con más de 2,000 millones de usuarios mensuales, amenazó con retirar su aplicación principal de Roku el jueves, cuando finaliza el acuerdo para el servicio.

La diferencia entre estas dos apps es que YouTube TV es un servicio de suscripción mensual, a partir del cual los usuarios pueden acceder a canales de televisión, como CBS, FOX, NBC y ESPN, entre otros, para ver programas en directo y contenido transmitido vía streaming.

Las aplicaciones principales, como YouTube, integradas en dispositivos como los televisores Roku y los reproductores multimedia en streaming, son uno de los principales argumentos de venta del hardware. Y aunque sus usuarios podrían acceder a los servicios de YouTube de otras maneras, el acuerdo de varios años evita una amenaza para el negocio de Roku, la cual cuenta con 56.4 millones de cuentas activas.

En medio de esta disputa, Roku hizo cuatro solicitudes a Google donde priorizó establecer una relación donde su competidor no se viera aventajado gracia a su situación privilegiada en el sector.

Primero, no manipular los resultados de búsqueda de los consumidores. En segundo lugar, no exigir acceso a datos que no están disponibles para nadie más. Tercero, no aprovechar su monopolio de YouTube para obligar a Roku a aceptar requisitos de hardware que aumentarían los costos del consumidor.

Asimismo, solicitó a esta empresa no actuar de manera discriminatoria y anticompetitiva en contra suya, según el comunicado de ese entonces; no obstante, en los detalles que se han hecho públicos sobre el acuerdo hasta el momento, no se ha mencionado si Google cumplió con las expectativas de Roku.

Cabe recordar que Google tuvo un episodio similar en 2017, cuando entró en una disputa con Amazon porque YouTube no estaba disponible en el Fire TV Stick, mientras que Prime Video no podía ser visto a través de Chromecast, lo cual se solventó hasta el 2019.

Botón volver arriba