UNA REALIDAD QUE NO PUEDE SOSLAYARSE

Por Víctor Ampudia

La salida de capitales en poco más de once meses, es algo que no puede ser soslayado, dado que ello se produce, aunque las autoridades mexicanas no quieran aceptarlo, por la pérdida de confianza de los inversionistas extranjeros que participan en el mercado de deuda mexicana.

Es mentira que se diga que ello obedece al tapering – la retirada progresiva de los estímulos económicos planteados por la Fed en la economía de los Estados Unidos – o por la incertidumbre global por la pandemia.

Si bien ambos factores son factores relevantes, en realidad se explica por la pérdida de confianza en la economía mexicana.

En contraste se ve la entrada de capitales a países como Chile, Colombia y Brasil, y la marcada salida de capitales en México.

El retiro masivo de capitales afecta a México porque eleva el “premio” que tiene que pagar el gobierno mexicano a los inversionistas e incrementa el nivel de volatilidad de la cotización del peso frente al dólar.

Este año 2021, los inversionistas foráneos han retirado de México, hasta el pasado 24 de noviembre, capitales por 292 mil 291.44 millones de pesos, cantidad que supera la registrada en todo el año 2020, cuando salieron de México capitales de extranjeros por 257 mil 238.52 millones de pesos.

Si al finalizar el año se mantiene el retiro de capitales, será algo inédito para México porque nunca se habían registrado dos años consecutivos de salidas históricas de capitales.

Lo peor es que todo apunta a que se mantendrá la salida de capitales al menos hasta el segundo trimestre del 2022.

Al primer semestre del 2021 México es el país en donde se registró la mayor salida de capitales.

La fuga de capitales observada del 18 al 24 de noviembre, hizo evidente la aversión al riesgo sobre México y fue en esa semana cuando se especuló y más tarde se confirmó que el Presidente de la República retiró la nominación de Arturo Herrera para ser gobernador del Banco de México.

Huelga mencionar que en dicho periodo la fuga de capitales fue de 42,327.67 millones de pesos en valores gubernamentales, equivalente al 14.48% de la salida de capitales acumulada en el 2021.

Ahora bien, si el escenario de salidas de capitales hasta el segundo trimestre del 2022 se materializa, se cumplirían 9 trimestres consecutivos, algo no visto en México desde el período del segundo trimestre de 1986 al segundo trimestre de 1988, cuando se registraron 9 trimestres consecutivos de salidas de capitales.

Las cifras de la salida de capitales extranjeros de México, no son una especulación, son cinco los factores que pueden propiciar en el 2022 que los extranjeros sigan deshaciendo sus posiciones de inversión en México como los ajustes de portafolio en anticipación al alza de tasas por parte de la Reserva Federal; la posibilidad de que México haya caído en una nueva recesión; la cautela ante la nueva conformación de la Junta de Gobierno de Banco de México; la posibilidad de recortes en la calificación crediticia de la deuda soberana de México; y la incertidumbre por la consulta pública de revocación de mandato presidencial.

En sí, el problema deriva de algo muy simple: las políticas económicas que frenan la inversión y generan incertidumbre.

 

Botón volver arriba