James Franco acepta ser adicto al sexo

El actor hizo frente a las acusaciones de abuso sexual por parte de sus ex alumnas, quienes denunciaron que las obligaba a realizar escenas sexuales en un “set tipo orgía”.

James Franco habló por primera vez de las acusaciones por acoso y abuso sexual en su contra. El actor, conocido por las películas de El Hombre araña y The Disaster Artist, reconoció su adicción al sexo luego de que en 2018 cinco mujeres, de las cuales cuatro de ellas fueron sus estudiantes, denunciaron que la academia del actor le permitía a él obtener situaciones sexuales gratuitas.

James Franco aceptó haber tenido relaciones sexuales con varias de sus alumnas. Señaló que “una de las cosas más estúpidas” que hizo fue abrir un curso bajo el nombre de “Clase magistral: escenas de sexo” en su ya extinta escuela, Studio 4.

Aseguró que no fundó su escuela con motivos sexuales. “Supongo que en ese momento mi pensamiento fue que, si todo estaba siendo consentido, estaba bien”, indicó.

El actor negó haber explotado sexualmente a sus alumnas, pese a que las actrices y ex estudiantes Sarah Tither-Kaplan y Toni Gaa denunciaron que las obligaba a realizar escenas sexuales cada vez más explícitas en cámara en un “set tipo orgía” que iba mucho más allá de lo aceptable en los platós de cine de Hollywood.

Sobre su adicción al sexo, James Franco comentó que ha estado en tratamiento los últimos cinco años. Añadió que antes de su actual relación con la actriz Isabel Pakzad, nunca había podido ser fiel.

Asimismo, el actor mencionó que durante su adolescencia tuvo problemas con el alcohol, pero cuando cumplió 17 años logró mantenerse sobrio.

En julio el histrión, nominado al Oscar en 2011, accedió a pagar 2.2 millones de dólares en un acuerdo por una demanda en la que se le acusó de intimidar a estudiantes de su escuela de teatro y cine, llevándolos a situaciones injustificadas y abusivas.

 

Botón volver arriba