«Exterminio»: En Alemania trabajan con un virus mortal transmisible de animales a humanos.

El laboratorio se encuentra en un isla ubicada en una presa que puede ser sellada en caso de brote.

Según se ha compartido, en una isla ubicada en Riems, Alemania, se localiza uno de los institutos de investigación más antiguo y también el más peligroso, pues en su interior se trabaja con diferentes virus mortales que pueden ser transmisibles de animales a humanos.

El Instituto Friedrich Loeffler está cerrado al público. Para acceder a la isla, los visitantes autorizados deben cruzar primero un pequeño tramo del mar Báltico a través de una presa, que puede cerrarse inmediatamente en caso de un brote. Para ingresar a la instalación, deben ducharse y ponerse ropa protectora. En el interior, los científicos estudian algunos de los virus más mortales del mundo, como la gripe aviar, el ébola y la enfermedad de las vacas locas.

Uno de sus muchos enfoques son las zoonosis, que son enfermedades que pueden transmitirse de animales a humanos o viceversa. Pero la instalación se fundó originalmente en 1910 para estudiar la fiebre aftosa. Durante las décadas siguientes, el Instituto Friedrich Loeffler se utilizó para diversos fines, incluido el desarrollo de armas químicas durante la Segunda Guerra Mundial, la investigación de vacunas durante la Guerra Fría y el estudio del bienestar y la cría de animales. Eventualmente se ganó el apodo de la «isla de las plagas».

En 2010, el Instituto Friedrich Loeffler completó la construcción de una serie de nuevos laboratorios que están clasificados como nivel de bioseguridad 4, una de las distinciones más peligrosas. Hoy en día, solo hay un puñado de instalaciones de nivel 4 en todo el mundo.

Botón volver arriba