INFLACIÓN “APLASTA” NUEVO SALARIO MÍNIMO

El sueldo promedio en el sector formal llegó a 439 pesos diarios en diciembre, un aumento de sólo 0.1% al descontar la inflación y fue la menor alza para un mes similar desde 2017: IMSS.

Los salarios en el sector formal se estancaron de cara a la peor cuesta de enero de los últimos 21 años. Los altos niveles de inflación tienen un impacto directo no únicamente en los precios de bienes y servicios, sino que, en términos generales, hacen que el dinero valga menos.
Si bien el salario mínimo tuvo un incremento de 22% a partir de enero de este año, pasando de 141.70 a 182.87 pesos diarios, el beneficio es desigual para los trabajadores.
De acuerdo con un análisis de Franklin Templeton México, se estima que para 2022 este aumento en el salario mínimo impacte a 6 millones de trabajadores, es decir, cerca de una tercera parte de los empleados privados formales.
“Aunque ayuda a las clases económicas menos favorecidas, promoviendo el consumo o aumentando la demanda de bienes y servicios, también podría desacelerar la disminución esperada de la inflación anual para 2022”, explica.
En ese sentido, detalla que el grueso de la población, incluyendo la clase media, no gozará de aumentos salariales similares, debido a que las revisiones de sueldos de los trabajadores formales privados tienen un fuerte desligue en relación con los incrementos de salarios mínimos.
El salario base de cotización promedio de los puestos de trabajo afiliados al IMSS alcanzó un monto de 439 pesos diarios en diciembre pasado, un mes antes de la cuesta de enero.
Este sueldo representa un incremento nominal de 7.5% con relación al mismo mes de 2020. Sin embargo, en términos reales, es decir, sin incluir la inflación, el crecimiento fue de apenas 0.1%.
Se trata del menor aumento real para un mes de diciembre en los últimos cuatro años, desde 2017, cuando el salario promedio se redujo 1.2% al descontar el llamado impuesto de los pobres.
“Las revisiones de sueldos de los trabajadores han estado por debajo de la inflación en siete de los últimos 11 meses, cantidad de meses que sólo fue superada en 2009 y 2017, que tuvieron altas inflaciones y en noviembre, cuando se tuvo la tercera peor observación desde el año 2000, con una disminución de los salarios de 2.14% tras restar la inflación. Es decir, el aumento del salario mínimo no ha impactado los salarios del grueso de la población, pero ésta sí sufre la inflación”, destaca Franklin Templeton México.
Lo anterior, de acuerdo con la firma, muestra que la perspectiva para la cuesta de enero de 2022 será muy desigual entre las personas con ingresos menos favorecidos y el resto de la población, que sufrirá la cuesta de enero con la peor inflación en 21 años, así como incrementos salariales por debajo de la misma.
El arranque de 2022 pinta complicado ante los elevados precios que prevalecen en el país, luego de que se registró una inflación de 7.4% durante 2021.
La cuesta de enero amenaza con ser más pronunciada que en las últimas dos décadas, en un entorno de lenta recuperación de actividades después de la pandemia de Covid-19.
Solamente basta ver el aumento de precios con los que arrancan algunos productos. De acuerdo con la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), la cajetilla de cigarros recibió el año nuevo con un ajuste de precio, de 66 a 70 pesos.
Por su parte y dependiendo de la presentación, el pan de dulce y los pastelillos, así como las botanas y las bebidas saborizadas no se quedan atrás en la carrera de precios. En particular, el pan de caja subió dos pesos.
Si volteamos a ver los combustibles, notamos un ajuste de un peso, en el caso de las gasolinas, y de 1.20 pesos en lo que se refiere al diesel.
Tortillas, pollo, carne de res, huevo y los aumentos estacionales que tienen algunas frutas y verduras al inicio de año, están presionando el bolsillo de las familias mexicanas.
Esta realidad ha provocado que algunos hogares arranquen el año nuevo con algunos cambios de hábitos. Por ejemplo, 25% de los mexicanos contempla reducir sus gastos al arranque de 2022 para enfrentar la cuesta de enero, de acuerdo con la consultora Kantar.
Luego de realizar un sondeo en el país, la firma encontró que 49% de las familias aún no sabe cómo enfrentarán el comienzo del nuevo año en materia económica, mientras que 19% afirmó que mantendrá sus hábitos y rangos de consumo.
El Centro de Enseñanza Técnica y Superior (CETyS) Universidad reveló que la cuesta de enero en México y en el resto de América Latina será más complicada este año por la situación financiera de la región, relacionada con el efecto de la globalización y el aumento de la inflación por la etapa actual de la pandemia.
Para Enrique Luna, especialista de CETyS Universidad, campus Mexicali, la contingencia sanitaria que inició hace dos años marca un gran aprendizaje sobre el cuidado y previsión de la salud, pero también brinda una pauta para las finanzas personales y de los hogares.
“Ahora es más probable que las personas destinen reservas para emergencias económicas y sanitarias en su gasto corriente”, opina el experto.
El especialista de CETyS Universidad explica que aunque la cuesta de enero es un reto, también puede ser una oportunidad para mejorar las finanzas personales, pues no se trata de recortar salidas, cenas, vacaciones o gustos, sino que el secreto es no ser impulsivos al momento de comprar y mejor reflexionar sobre las necesidades y posibilidades financieras de cada bolsillo.
Además del ahorro, los mexicanos también voltean al empeño, debido a que se trata de una opción de financiamiento accesible y rápido sin tantos requisitos como en otros productos ofrecidos principalmente por bancos.
El empeño es una de las tres principales fuentes de financiamiento a las que recurren las familias mexicanas.
De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef), entre las ventajas del empeño, destaca que existe una gama de bienes que se pueden empeñar, desde una joya, electrodomésticos, cámaras fotográficas, videojuegos y hasta herramientas. Al mismo tiempo, se tiene la opción de recuperar los artículos dejados en prenda.
Entre las desventajas resalta que, en algunas ocasiones, los créditos prendarios incluyen costos adicionales, además de que siempre existe el riesgo de perder el bien empeñado si se incumple con los plazos de pago.
Una encuesta realizada por la empresa especializada en finanzas personales, Coru, revela que en México solamente 34% de las personas gasta menos de lo que gana.
Además, ocho de cada 10 individuos que compran algo que no necesitan se sienten culpables, porque esto impacta de forma negativa sus finanzas personales o familiares.
“La llamada cuesta de enero es algo a lo que todos tememos. Si bien hay factores externos, como la inflación, esta situación suele ser el resultado de una mala administración en la temporada decembrina y el exceso en compra”, detalla la firma.
En ese sentido, para enfrentar el entorno económico y el alza de precios actual, la compañía recomienda diseñar un presupuesto y comprometerse a cumplirlo, ya que con este paso se pueden fijar las prioridades en gastos, lo que permitirá revisar qué se puede modificar en los hábitos de consumo, analizar los ingresos y así elaborar una estrategia para administrar de mejor manera los recursos.
En segundo lugar, Coru señala que se deben reenfocar los recursos para pagar deudas, ordenar las finanzas y evitar préstamos. Se debe estar al corriente con las mensualidades para evitar el cobro de intereses.
También sugiere evitar los gastos hormiga, de modo que en lugar de comprar comida fuera, se recomienda prepararla en casa; las salidas que sean cada quincena o una vez al mes. Al mismo tiempo, exhorta a revisar los servicios que se pagan y analizar si son necesarios y realmente se utilizan en el hogar.
“No adquieras nuevas deudas sin haber liquidado las existentes. Ello incluye las compras a meses sin intereses. Ten en mente siempre tu capacidad de endeudamiento. Esta situación puede llevarte a un efecto de bola de nieve, de la que muy difícilmente podrás salir.
“Usa tus recursos de forma inteligente. Sé consciente de cuánto dinero tienes, haz la planeación adecuada y ponte un límite de gasto. Es mejor decir ‘no me alcanza’ que poner en riesgo tu estabilidad y tranquilidad financiera”, expone Coru.
Botón volver arriba