Ordenan cierre de la «puerta al infierno» en Turkmenistán.

Este es un cráter, producto de un error al explorar yacimientos de gas que se ha convertido en un atractivo turístico.

El presidente de Turkmenistán dio la orden de cerrar de manera definitiva un cráter que ha ardido debido a la expulsión de gases y que se ha conocido como la «puerta el infierno» al considerarlo dañino para el medio ambiente y para las personas que viven cerca de la zona.

El también denominado pozo de Darvaza, que lleva ardiendo décadas, se halla en la mitad del gran desierto de Karakum, y se ha convertido en una de las grandes atracciones de esta remota exrepública soviética.

Su presidente, Gurbanguly Berdymujamedov, dijo que el cráter, creado accidentalmente por el hombre, «afecta negativamente el medioambiente y la salud de la gente que vive en los alrededores», en una declaración televisada.

Berdymujamedov ha dado así instrucciones para que «se encuentre una solución para extinguir el fuego».

La «puerta al infierno» se creó tras un accidente en 1971, durante unas obras de prospección de gas hechas en la era soviética.

Botón volver arriba