El tenista Novak Djokovic gana el primer juicio y logra permanecer en Australia.

Su participación en el abierto se encuentra en duda, pues el gobierno aun piensa expulsarlo.

Este lunes, el número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, consiguió el permiso de un tribunal de Australia para permanecer en el país a pesar de no estar vacunado contra el COVID-19. Sin embargo, el gobierno aún piensa expulsarlo.

Novak Djokovic llegó el pasado miércoles a Melbourne, con una exención médica para jugar el Abierto de Australia que se disputa este mes. No obstante, agentes de migración le cancelaron la visa y lo pusieron bajo custodia en un hotel, mientras que sus abogados presentaban una apelación en los tribunales.

El tenista alegó que tenía una exención al haber dado positivo de COVID-19 el pasado mes de diciembre, y había recibido luz verde para viajar al país por parte de la Federación de Tenis y del gobierno de Victoria.

Un tribunal de Melbourne, en el estado de Victoria, dio hoy la razón a Djokovic, que ha recibido el apoyo de decenas de personas que se han manifestado en Melbourne y de las autoridades de Serbia, su país de origen.

El juez Anthony Kelly, del Tribunal del Circuito Federal de Melbourne, ordenó al gobierno australiano implementar la liberación a la mayor brevedad posible, entregarle su pasaporte y sus efectos personales, y pagar los costes legales.

A pesar de tener al gobernó en su contra, el tenista si podría participar en el Abierto de Australia, de ganarlo, se convertiría en su décimo título de ese torneo y su vigésimo primer Gran Slam y superaría así a sus rivales el suizo Roger Federer y el español Rafael Nadal.

Botón volver arriba