«Ni el paracetamol ni el vaporub», estudio revela que el vino cuenta con inhibidores de COVID.

Las propiedades de las uvas y el vino pueden reprimir la actividad del virus.

A beber vino, todo sea por la salud, pues gracias a un estudio relazado por investigadores estadounidenses y la Universidad Médica de Taiwán, se obtuvo como resultado que tanto la uva como el vino, cuentan con inhibidores que reprimen la actividad del virus del COVID en nuestro sistema.

A finales de año, investigadores estadounidenses demostraron in vitro que los polifenoles presentes en las uvas y el vino alteran la forma en que se replica y propaga el virus Sars-Cov2, que causa la Covid-19.

La Universidad Médica de Taiwán descubrió que los taninos en el vino inhiben efectivamente la actividad de dos enzimas clave en el virus, que luego ya no pueden ingresar al tejido celular.

«De todos los compuestos naturales que hemos probado en el laboratorio, el ácido tánico es el más efectivo», dijo a TVBS Mien-Chie Hung, biólogo molecular y presidente de la universidad. También recordó los buenos resultados obtenidos con tratamientos experimentales con ácido tánico en 2003 durante la pandemia del SARS.

El investigador tiene la esperanza de que pronto se desarrolle un tratamiento farmacéutico. Mientras tanto, recomienda que los ciudadanos consuman alimentos y bebidas ricos en taninos para aumentar su inmunidad. «Este es el caso de las uvas, el vino, los plátanos, el té y las verduras».

Botón volver arriba