Aseguradoras en EU tendrán que cubrir gastos de pruebas COVID.

La medida entrará en vigor el próximo sábado y sus asegurados podrán tener acceso hasta a 8 de estas al mes.

El gobierno de Joe Biden anunció un cambio cuando informó que a partir del próximo sábado, todas las aseguradoras privadas tendrán que cubrir los gastos que sus asegurados realicen al momento de adquirir una prueba COVID, de la que al mes, podrán adquirir hasta ocho.

La nueva política establece que todos los estadounidenses podrán adquirir pruebas caseras gratuitas mediante su seguro o presentar los recibos de compra de las mismas para obtener un reembolso, dentro del límite mensual por persona. Por ejemplo, una familia de cuatro integrantes podría recibir reembolsos por hasta 32 pruebas caseras al mes.

Los análisis de PCR y pruebas rápidas que sean ordenados o administrados por un proveedor médico seguirán siendo cubiertos en su totalidad por la aseguradora, sin que exista un límite.

Joe Biden enfrentó críticas durante la temporada de fiestas decembrinas debido a la escasez de pruebas rápidas caseras en momentos en que los estadounidenses realizaban viajes para reunirse con sus familiares y se registraba un repunte de casos impulsado por la altamente contagiosa variante ómicron. Ahora, el gobierno realiza gestiones para facilitar el acceso a pruebas caseras de COVID-19, tanto aumentando el suministro como reduciendo los costos.

En los próximos días, el gobierno federal lanzará un sitio web donde se pondrán a disposición 500 millones de pruebas rápidas caseras a través del servicio postal. El gobierno también incrementará la instalación de centros de pruebas de emergencia en las zonas donde se reporten los repuntes más marcados.

Las pruebas pagadas por las aseguradoras reducirían drásticamente los costos para muchos estadounidenses, y el gobierno espera que retirar ese obstáculo para facilitar las pruebas caseras resulte en una disminución en la propagación del virus que permita un regreso más rápido de los niños a las escuelas y que las personas se reúnan con mayor seguridad.

«Todo esto es parte de nuestra estrategia general para incrementar el acceso a las pruebas caseras de fácil uso y sin costo alguno», dijo el secretario de Salud y Servicios Humanos, Xavier Becerra, en un comunicado. «Al requerir que los planes privados de salud cubran los gastos de las pruebas caseras de la población, aumentamos la capacidad de los estadounidenses para obtener pruebas gratuitas siempre que las necesiten».

 

Botón volver arriba