¡Como en las películas!: El Servicio secreto de Reino Unido identifica a espía china en su Parlamento.

La espía confesó "efectuar actividades de interferencia política" en nombre del Partido Comunista Chino.

Al mero estilo de James Bond, el servicio secreto del Reino Unido, el MI5, detectó a una espía china, quien realizó actividades de interferencia política en el Parlamento británico en nombre del Departamento de Trabajo del Frente Unido del Partido Comunista Chino.

La oficina del presidente de la Cámara de los Comunes, Lindsay Hoyle, confirmó haber enviado un correo electrónico a los legisladores para informarles.

“El ‘speaker’ se toma muy en serio la seguridad de los diputados y del proceso democrático, por lo que ha emitido este aviso en consulta con los servicios de seguridad”, afirmó una portavoz de Hoyle.

El mensaje identificaba a la sospechosa como Christine Lee, afirmando que “efectuó actividades de interferencia política en nombre del Departamento de Trabajo del Frente Unido del Partido Comunista Chino”, organismo que busca mantener contacto con personalidades o grupos exteriores al partido. Esta abogada afincada en Londres habría donado 200 mil libras (275 mil dólares, 239 mil euros) al diputado laborista Barry Gardiner y cientos de miles a su partido.

Lee tenía influencia sobre altos mandos, pues la ex primera ministra conservadora Theresa May (cuyo partido ha sido acusado de recibir millones de libras de donantes rusos) entregó a Lee un premio en 2019 en reconocimiento por su contribución a los lazos entre China y el Reino Unido. Lee también fue fotografiada con el predecesor de May, el conservador David Cameron, en un evento en 2015, y por separado con el exlíder laborista Jeremy Corbyn.

“Facilitó donaciones financieras a parlamentarios en activo y aspirantes en nombre de ciudadanos extranjeros con sede en Hong Kong y China”, según el mensaje de Hoyle. “Se hizo de forma encubierta para enmascarar el origen de los pagos”, precisó. Tras la advertencia del MI5 sobre las actividades de Lee, el exlíder conservador Iain Duncan Smith, muy crítico de Pekín, exigió medidas contundentes.

Botón volver arriba