Condenado a cadena perpetua en EE UU, menor de 16 años.

Fue sentenciado tras ser encontrado culpable de apuñalar en 2019 a Tessa Majors cerca de la Universidad Barnard, donde estudiaba.

Rashaun Weaver, acusado de ser quien empuñó el cuchillo con el que Majors fue apuñalada en cuatro ocasiones, y que fue arrestado junto con otros dos adolescentes por este caso, escuchó su sentencia luego de disculparse con la familia de la víctima por su acto “egoísta” e “inmaduro”, de acuerdo con la cadena ABC.

El menor, el último de los tres acusados por esta muerte en ser condenado, indicó además a los padres de la estudiante de 18 años, que estaban sentados en la primera fila del tribunal en Manhattan, que “daría cualquier cosa por retroceder en el tiempo para que nunca sucediera”.

La condena significa que el menor no tendrá posibilidad de pedir beneficios en su condena hasta cumplir un mínimo de 14 años, y estos podrían extenderse mucho más, hasta la perpetuidad, dependiendo de su comportamiento en prisión.

Majors fue apuñalada el 11 de diciembre de 2019 en un fallido intento de robo mientras caminaba por el parque Morningside, cerca del Barnard College y también de la Universidad de Columbia.

Luego de ser atacada en el parque, Majors logró subir un tramo de las escaleras y salir a la calle donde un guardia de seguridad de la universidad la encontró y fue llevada a un hospital del área donde murió debido a las heridas.

La joven se había mudado recientemente a Nueva York para asistir a la universidad y los fines de semana cantaba en una banda de rock que había lanzado un disco y ofrecido su primer concierto en Nueva York en octubre, dos meses antes de su muerte.

Poco después del asesinato fue arrestado Zyairr Davis, de 13 años, que según la policía también estuvo implicado en el ataque, quien fue acusado de asesinato, robo y posesión criminal de un arma.

El joven habría confesado además que él y sus amigos fueron al parque con la idea de realizar unos “asaltos”. Weaver fue arrestado en diciembre del 2020 y acusado de robo y asesinato.

Un mensaje de la familia de Majors fue leído en el tribunal antes de que el juez impusiera la condena en la que señalaron que no tienen idea “de lo que es pelear con tres varones, todos ellos más corpulentos que ella, durante más de un minuto, escapando dos veces solo para ser rodeada y atacada nuevamente”.

Otro menor acusado en este caso, Luchiano Lewis, acusado como adulto al igual que Weaver, se declaró culpable en septiembre del año pasado de asesinato y robo, cargos por los que fue condenado a cumplir entre nueve años y cadena perpetua.

El tercer acusado, de 13 años, y juzgado como menor, y que también se declaró culpable, fue sentenciado a 18 meses por un cargo de robo.

 

Botón volver arriba