La UNAM desarrolla proyecto de lingüística computacional para detectar pensamientos suicidas en redes sociales.

Con esto se busca detectar tendencias suicidas entre los usuarios para intervenir antes de que atenten contra su vida.

La Universidad Nacional Autónoma de México informó que se encuentra trabajando en un proyecto en el que desarrollará un detector de lingüística computacional que ayude a detectar a las personas que expresan pensamientos suicidas dentro de sus publicaciones en redes sociales para intervenir y evitar que terminen con su vida.

La investigación es liderada por Gerardo Sierra Martínez, titular del grupo de ingeniería Lingüística del Instituto de Ingeniería (II), y Patricia Andrade Palos, académica de Posgrado de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM.

El proyecto busca encontrar características lingüísticas que sean identificadas y procesadas para hacer la detección del riesgo, lo que permitiría detectar personas que hipotéticamente deseen atentar contra su persona.

“¿Cómo se logró?, a través de un conteo de palabras que se agruparon en distintas categorías lingüísticas y psicológicas; entre estas, están el que usuarios en riesgo hablan de sí mismos, siempre en primera persona, no utilizan el plural, ni el ‘nosotros’, o ‘ustedes’”, destacó.

“Abandoné los estudios, fingí tener empleo y escribí una nota de suicidio”: los riesgos de la adicción a los videojuegos
videojuegos

Las frases con alguna presumible ideación suicida pueden contener: “yo me siento así”; “yo estoy pensando”; “¿por qué me sucede esto a mí?; “me ha pasado…”. Conceptos como “llorar”, “desesperación”, “soledad”, “frustración”, “deprimido”, “pesimista”, están también integrados.

Asimismo, categorías de palabras que muestran ansiedad, angustia, tristeza o muerte, pero ineludiblemente van acompañadas del “yo”, indicó el titular de Ingeniería Lingüística del II de la UNAM.

“En suma, se analizaron tres conjuntos de textos diferentes, cuyo contenido era sobre depresión y suicidio, por un lado; y por el otro, sobre temas aleatorios. El análisis entre estos arrojó resultados contundentes respecto a que sí existen diferencias lingüísticas significativas que son señal de riesgo de suicidio”, destacó Gerardo Sierra.

Botón volver arriba