Suben precios de los alimentos en México 11.92% al iniciar enero

Los 10 productos que tuvieron mayor incidencia inflacionaria fueron el limón, la gasolina de bajo octanaje, loncherías, taquerías, torterías y fondas.

La inflación de la primera quincena de enero tuvo una variación anual del 7.13 por ciento, la cual fue impulsada principalmente por aumentos en los alimentos y bebidas no alcohólicas, que subieron en 11.92 puntos porcentuales con respecto al mismo periodo de 2021.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que en este primer reporte del año, los 10 productos que tuvieron mayor incidencia inflacionaria fueron el limón, la gasolina de bajo octanaje, loncherías, taquerías, torterías y fondas; así como la papa y otros tubérculos, cigarros, el pollo, restaurantes y similares, automóviles, la carne de res y los plátanos. Es decir, siete rubros fueron de origen alimenticio.

En el caso de los alimentos, en la primera quincena de enero de 2019, su variación anual fue de 0.65 por ciento, mientras que en el mismo periodo de 2020 se situó en 0.58 puntos, por lo que la cifra de este enero representa un incremento 10 veces mayor.

Además, dentro de la inflación subyacente, que se colocó esta primer quincena en 6.11 por ciento, los “Alimentos, bebidas y tabaco” fueron los de mayor aportación a la inflación, con una incidencia de 1.808, y en segundo lugar se colocó el término “Otros servicios” —donde se incluyen loncherías, fondas y taquerías, restaurantes y similares, servicio de telefonía móvil, mantenimiento de automóvil, consulta médica, servicios turísticos en paquete, entre otros— con una aportación de 1.032 por ciento.

En el caso de la inflación no subyacente, los productos agropecuarios fueron los de mayor aporte a la inflación al colocar 1.630 puntos porcentuales, de los cuales 0.904 pertenecen a “Frutas y Verduras” y 0.725 a “Pecuarios”.

En junio, el índice de precios en “alimentos y bebidas” fue de 6.76 por ciento, para julio la variación fue de 7.30 puntos porcentuales. Dos meses después, en septiembre, la incidencia de alimentos y bebidas subió hasta 8.75, mientras que en noviembre saltó hasta 10.80 por ciento. Si bien en diciembre ya se ubicaba por encima de los 11 puntos (11.63 para ser exactos), en menos de un mes esta variación escaló 30 décimas.

Tan sólo con la subida del precio del limón, pese a ser un ingrediente de consumo no indispensable, algunos productos incrementaron su precio. Tal es el caso de taquerías o fondas, donde se ofrece este como acompañamiento para aderezar los alimentos, y los cuales son los principales clientes de los productores de limón al ser los que compran mayor cantidad de este fruto.

Otro ejemplo de la subida de precios en alimentos fue el de la carne, que si bien en esta quincena se presenta con menor incidencia en la inflación, aún es de los productos más caros en el mercado. En diciembre, la carne se encontraba como el insumo de mayor aportación al INPC, pero se considera como un producto básico de los platillos especiales que se preparan para conmemorar las fiestas decembrinas, por lo que el encarecimiento de ésta provocó que las familias mexicanas destinaran mayor parte de sus ingresos a estos eventos, y en consecuencia, apretando más los bolsillos para la cuesta de enero.

También preocupa el aumento en el precio de la gasolina de bajo octanaje, pues en diciembre este producto fue el sexto de los 10 productos con mayor incidencia en la inflación, pero en este mes se colocó como el segundo de la lista.

 

Botón volver arriba