La SSCCDMX asegura haber detenido al último eslabón de la Unión Tepito

Este grupo de la delincuencia organizada fue desarticulado, informó Omar García Harfuch.

La célula que comandaba Óscar “N”, alias El Lunares, de La Unión de Tepito, fue desarticulada, informó el titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch.

En conferencia de prensa, el jefe de la Policía capitalina explicó que esto se logró luego de la detención del último eslabón del grupo delictivo: Pablo Andrés “N”, alias “Padrino”, de 35 años de edad.

“Este sujeto y esta célula eran el último eslabón del grupo delincuencial, liderado por Óscar N y que se mantenía dando órdenes, además de ser el último miembro leal y cercano a la familia de este sujeto.

“Pablo N también pagaba los servicios de los abogados para la defensoría de la familia de Óscar N, producto de la venta de droga y la manutención de la misma y de otros miembros del grupo delictivo”, explicó García Harfuch.

El Secretario de Seguridad Ciudadana reconoció el apoyo que le brindó la Fiscalía General de la República por el apoyo y colaboración para generar las líneas de investigación e integrar las carpetas de investigación.

Fue el 19 de enero de 2022 cuando se obtuvieron cuatro órdenes de cateo para intervenir en domicilios de las alcaldías Gustavo A. Madero y Venustiano Carranza.

En uno de los inmuebles cateados, Pablo Andrés “N”, alias “Padrino”, originario de la Ciudad de México, fue detenido por elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, en coordinación con la Fiscalía General de la República.

Creyente de la religión “yoruba” (santería), era padrino espiritual de Óscar Andrés “N”, alias “El Lunares” y sus familiares, detenidos en diferentes acciones de la SSC, razón por la que le tenían demasiada confianza. Al quedar recluidos se volvió su hombre de mayor confianza.

“Padrino” tomó el liderazgo para continuar con la distribución de droga bajo las órdenes de dichos internos, para seguir obteniendo ganancias a pesar de estar recluidos; adoptando así las funciones de enlace de comunicación para continuar con las actividades.

También asumió la responsabilidad de la manutención al interior de los reclusorios de los anteriores líderes, familiares de “El Lunares”, así como del pago de los abogados que llevan la defensa legal de los miembros de los mismos, mantenido comunicación constante con ellos de manera directa a través de llamadas telefónicas y visitas.

El secretario dijo que el trabajo de gabinete permitió identificar las actividades de “Padrino”

A esto se le suma que era el responsable de la compra de cocaína proveniente de Centroamérica, dicha droga era sometida a un procesamiento para multiplicarla con menor cantidad de droga pura y aumentando sustancias químicas o sintéticas, es decir los cuadros eran clonados y rebajados, para obtener mayores ganancias monetarias.

Pablo “N” era responsable de la coordinación y logística para la distribución y venta de droga en la Ciudad de México. Tenía diversos clientes que compraban droga en grandes cantidades para posteriormente ser distribuida y vendida al menudeo, posteriormente se encargaba de la recolección de dinero, producto de dicha venta y distribución.

 

Botón volver arriba