Los altos precios del crudo impulsan los ingresos por exportación de Pemex

La estatal planea dejar de vender al exterior para aumentar su producción de gasolinas, pero durante el año pasado se benefició de los altos precios.

Los altos precios internacionales del crudo, que han llevado a la mezcla mexicana de exportación a cotizarse por encima de los 60 dólares por barril desde mediados del año pasado, impulsaron los ingresos de la estatal Pemex, pese a no incrementar el volumen de crudo que envía al extranjero.

La estatal concluyó el año pasado con ingresos por 24,275 millones de dólares por concepto de exportaciones de petróleo. La cifra es muy alta –68% mayor– si se compara con un año antes, cuando sumó ventas por 14,885 millones de dólares por sus envíos al extranjero.

Pero 2020 fue un año atípico, en el que la pandemia tiró la demanda y los precios de manera histórica. Los temores derivados del Covid-19 y el distanciamiento social llevaron a que la mezcla mexicana cotizara por primera vez en un precio histórico, de -2 dólares durante abril del año pasado.

En una comparación con 2019, las ventas por exportaciones también fueron mayores en 9% o alrededor de 2,000 millones de dólares.

La compañía ha logrado más ingresos pese a enviar menos crudo al extranjero. Pemex no redujo de manera drástica sus exportaciones durante el año pasado, sino que la disminución se ha dado de manera paulatina desde antes del inicio de este sexenio, en línea con la disminución en la producción.

Pero en 2021, la estatal registró su volumen de exportaciones más bajo al menos desde 1990, el dato más antiguo del que la estatal Pemex muestra registro, con envíos por 1.018 millones de barriles diarios, una disminución de 9% o de 102,000 barriles respecto a un año antes.

Los cambios en las exportaciones se han dado en su conformación. La compañía ha reducido el envío de crudo Maya o pesado y ha priorizado la venta del crudo Istmo o ligero. Pemex retomó los envíos de este último a finales de 2019 tras haberlo interrumpido por cerca de 18 meses.

Mientras que en 2019 sólo se enviaron 48,000 barriles durante diciembre, para el año pasado la cifra promedió 181,000 barriles y superó los 230,000 el último mes de 2021. Fuentes al interior de la compañía han explicado que el aumento de estas ventas se han debido principalmente a que la estatal ha decidido priorizar el uso de crudos pesados en las dietas de las refinerías, pese a obtener mayores cantidades de combustóleo.

Los planes de la compañía, anunciados por el ejecutivo, marcan que Pemex dejará de exportar petróleo en 2023, cuando la refinería de Dos Bocas comience operaciones y con la idea de incrementar de manera importante el uso del resto de los complejos.

Pero ahora el efecto rebote de la pandemia, que se deriva de un aumento importante en la demanda por encima de la oferta, ha llevado a la mezcla nacional a niveles por encima de los 80 dólares. Ayer jueves ésta cerró en 87 dólares por barril, de acuerdo con los datos de Pemex. Y con ello las compañías petroleras, incluyendo a la estatal mexicana, recibirán un impulso a sus ingresos.

Botón volver arriba