Descarta Secretaría de Hacienda que exista crisis al final del sexenio


Justificó que en 1982 la deuda era de 65% como porcentaje del PIB y en 1987 llegó a estar hasta cerca de 90%. “La mayor parte era extranjera y la madurez de la deuda era bien corta”.

El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio González Anaya, aseguró que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no heredará crisis de fin de sexenio ni de deuda.
En entrevista este lunes con un diario de corte nacional, el encargado de la política fiscal del país señaló que, contrario a eso, la administración de Enrique Peña Nieto dejará una economía en crecimiento, finanzas públicas sanas y una deuda pública manejable, con una trayectoria descendiente respecto al tamaño de la economía.
El funcionario federal presumió: “Hoy anticipamos cerrar el año con una deuda de cerca de 45 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Lo que se ha comentado es que arrancó el sexenio con un poco más de 37 por ciento del PIB, entonces sí se ha incrementado la deuda, pero tenemos que verla con más cuidado”.
Agregó: “Si cierra en ese nivel será un aumento de ocho puntos en el sexenio, de los cuales 4.5 puntos se deben al efecto del tipo de cambio; 1.5 a que se transparentó la deuda de pensiones de CFE (Comisión Federal de Electricidad) y Pemex (Petróleos Mexicanos), pero no fue un aumento, y dos puntos del PIB por inversión, que es lo que marca la ley, el déficit financiero, el déficit del gobierno, a incrementos que se tienen que hacer sólo para inversión”.
Justificó que en 1982 la deuda era de 65 por ciento como porcentaje del PIB y en 1987 llegó a estar hasta cerca de 90 por ciento. “La mayor parte era extranjera y la madurez de la deuda era bien corta”, explicó.
González Anaya consideró que lo importante es que la trayectoria como porcentaje del PIB va descendiendo gracias al proceso de consolidación fiscal, y por eso “las calificadoras no están nerviosas hoy”.

Previous Todo igual a un año del terremoto en Oaxaca
Next ¡VA OTRO AUMENTO! A CASETAS DE CAPUFE