VIOLENCIA Y EL TOQUE FEMENINO

Por Helga Kauffman

En los últimos años en México, poco más de 66% de las mujeres han sufrido algún tipo de violencia a lo largo de su vida, ya sea en el ámbito familiar, escolar, laboral, en el espacio público o con su pareja.

El flagelo de la violencia a lo largo y ancho del país se ha agudizado a tal grado que llega al feminicidio y, lo más grave, a la impunidad en la mayoría de los casos.

Es necesario apuntar que en ninguna entidad las mujeres se encuentran seguras ni libres de violencia.

No hay lugar de los 32 estados de la República que sea seguro para mujeres de todas las edades.

Han desaparecido muchas jovencitas, expertos han detectado que la trata de personas también ha incrementado sus índices.

Se conoce de las investigaciones que están realizando los propios padres de familia, principalmente las madres que durante días, meses y años emprenden el tortuoso camino de la búsqueda, en pocas ocasiones con resultados exitosos, la más de las veces encuentran los restos de sus hijas en fosas clandestinas.

El caso de Debanhi Escobar, en Nuevo León, sólo confirma la gravedad de la problemática de las desapariciones.

Y es que en los últimos tres años se han registrado más de cinco mil desapariciones por año de jovencitas de entre 12 y 18 años y las autoridades en la mayoría de los casos son omisas.

Pareciera que no saben, no quieren, o les vale tomar acciones encaminadas a prevenir la violencia contra las mujeres.

El tema de las desapariciones es urgente y gravísimo y creo que Samuel García ante esto ha dado la cara, le entró al tema, se acercó, escuchó, aceptó y se comprometió. Eso es algo que los demás no han hecho, y aunque le lluevan las críticas, incomprensibles la más, está sentado la pauta.

Hoy es más de lo que han hecho otros gobernantes y alguien tendría que empezar en la atención a las denuncias que colectivos feministas y familiares realizan.

Hay que advertir que de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), solo en 2021 el 911 recibió más de dos millones de llamadas relacionadas con violencia familiar, hubo 317 feminicidios contra niñas y adolescentes y cuatro mil homicidios culposos contra niñas, niños y adolescentes.

Decir #NiUnaMas y #NiUnaMenos, es un grito que crece cada días más. Cada vez es más fuerte el clamor, ya que no podemos seguir permitiendo la desaparición de nuestras hijas, amigas y compañeros que se recuperen sin vida.

Necesitamos políticas públicas que defiendan a las mujeres y le den paz a la sociedad.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba