En picada el gasto de inversión física en salud

La salud representa 0.31% de los recursos que son destinados al gasto de inversión física en total.

Durante los primeros dos meses del año el gasto de inversión física que destina el gobierno al rubro de salud continuó cayendo, en medio de la cuarta ola del Covid-19 provocada por la variante Ómicron, la cual aumentó los contagios a números no vistos.

De acuerdo con datos más recientes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en el primer bimestre del año el gobierno destinó 292 millones de pesos a la inversión física presupuestaria en salud, lo que significó una disminución de 4.3% respecto a los recursos que se ejercieron en el mismo periodo del año previo.

Destaca que la inversión física en este rubro ha caído, para los primeros bimestres del año, desde el 2016. El 2015 fue el último año con crecimiento en los recursos para la inversión física en salud, con una tasa de 28 por ciento.

Asimismo, es el menor monto de recursos que se destinan a la inversión física en salud, para un periodo similar, desde hace 19 años. En el 2003, se destinaron 200 millones de pesos al rubro.

El gasto en inversión física se refiere a los recursos que son destinados para la adquisición de bienes muebles, inmuebles e intangibles, en donde se incluye la compra de edificios, mobiliario, equipamiento de naturaleza diversa, sistemas informáticos, vehículos y equipo de transporte, entre otros, así como las asignaciones para obra pública y proyectos productivos de fomento.

La salud representa 0.31% de los recursos que son destinados al gasto de inversión física en total. En los dos primeros meses del año, estos recursos sumaron 94,009 millones de pesos, lo que representó un crecimiento de 9.6% en comparación con el año pasado.

“Desde el inicio del actual sexenio proyectos como trenes, aeropuertos o refinerías han sido prioridad política; la salud, no. En el 2021 la inversión física en salud fue de 15,900 millones de pesos, 42% por debajo que la alcanzada en 2011, año en que se registró el monto más alto en este rubro. Si se analiza esto en términos per cápita, en el 2011 el gobierno dedicaba 236 pesos para infraestructura en salud, pero para el 2021 se dedicaron sólo 122 pesos. En el 2019, previo a la pandemia, se dedicaron sólo 90 pesos”, destacó un análisis de México Evalúa.

De acuerdo con los datos de Hacienda, en el gasto de inversión física el rubro de otros –donde se incluyen a los ramos autónomos, administrativos y generales así como aportaciones federales a entidades – fue el que concentró mayores recursos, con 53,750 millones de pesos, 33,3% más que el año pasado.

Le siguió el sector energético, al que el gobierno destinó 37,291 millones de pesos, 12.1% menos que en el primer bimestre del 2021, mientras que el rubro de comunicaciones y transportes concentró 1,753 millones de pesos, 32.6% menos en comparación anual.

En tanto, el abastecimiento, agua potable y alcantarillado concentraron 775 millones de pesos, mientras que la educación 146 millones.

“Revertir el abandono de la inversión pública en salud será una tarea de años: una mejora en el presupuesto del 2022 no basta. Aunque en el 2020 hubo un pico en la inversión por el Covid-19, con el que se logró impulsar la capacidad hospitalaria, hay un menor número en el resto de unidades médicas, las cuales generalmente se encuentran en los sitios más apartados y atienden a las personas más vulnerables”, destacó México Evalúa.

Botón volver arriba